Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo que Roberto no soporta de Marina

Pasados más de diez años de matrimonio, los pequeños defectos de la pareja se convierten en obstáculos casi imposibles de salvar. Roberto no aguanta que Marina se haya olvidado de que el sexo existe, no le gusta su cuerpo, criticia su modo de conducir y odia su carácter al despertar.
Con el matrimonio, la pareja se acomoda, lo problemas inciales desaparecen pero la rutina adentra al matrimonio en nuevos conflictos. Roberto ya no se siente atraído hacia su mujer, odia que utilice su tarjeta como si fuera inagotable y, parece, ha olvidado sus necesidades sexuales.
Que se haya olvidado del sexo
"Que sepas que como esposa no estás cumpliendo con nada". Uno de los principales obstáculos de esta pareja es, sin duda, el sexo, un 'detalle' del que Marina parece se ha olvidado. Roberto insiste, "Marina, ¡amémonos!" pero el concepto es muy distinto para Marina que cree que los besos son suficientes "te quejarás que te he dado 3 besos en esta semana".
Se trata, según Roberto, de "una necesiad fisiológica" que no puede eludir pero para Marina "hacer pis también y no vamos a hacerlo juntos". Roberto continúa intentándolo, pero existe un problema bastante grave para Marina y no accederá hasta que su marido lo solucione:
-Soy tu marido y quiero hacer el amor
-Lo haremos cuando aprendas
Su cuerpo
Pero, además del sexo, Roberto cada vez se siente menos atraído por el cuerpo de su mujer y le anima a que lo mejore, claro que de una
forma poco sutil "¿Por qué no te ocupas de tus cartucheras?" pero Marina no cree que tenga ningún kilo de sobra a lo que Roberto responde "¡ah! no sabía que tuvieras los pechos tan bajos".
Su despertar
Pero sus enfados por el sexo y por el cuerpo tienen como colofón el mal despertar de su mujer. Ella cree que por las mañas es un "encanto" claro que esto lo dice gritando ante los improperios de Roberto.
Su gran variedad cosmética
A pesar de que su cuerpo no le gusta, Marina lo cuida con esmero pero también con mucho dinero lo que acaba con los nervios de Roberto.
-¿Para qué usas los cosméticos?
-Para mantener la piel joven
Pero, según Roberto "llegan demasiado tarde". Y las cremas tienen un efecto secundario, todas las noches Marina se va a la cama con crema en la cara lo que le da una aspecto un tanto desagradable para su marido "con esa crema horrenda pareces un gremlin".
Que gaste su dinero en compras
El dinero es uno de los principales escollos de esta pareja. Roberto no gana lo suficiente para satisfacer las grandes necesidades de su mujer. Éste se considera "una máquina tragaperras". Marina, lo tiene claro, la venganza es un plato que se sirve frío,"si no hay dinero para mi ropa de otoño, tampoco hay cena".
Su madre
La suegra es otro de los grandes problemas para Roberto aunque Marina "ya estoy harta de que no soportes a mi familia. Mi madre, es mi madre" a lo que Roberto tiene una clara respuesta "fíjate y yo que creía que era un hija de la Gran Bretaña". A pesar de que Roberto no quiere ver a su suegra ni en fotografía, la pobre mujer se ha quedado sin gas en casa y Marina no comprende la negativa de su marido
-¿Qué quieres, que se duche con agua fría
-¡Con agua fría o caliente, pero que se duche!
Sexo, estética, dinero... son muchas las cosas que Roberto no aguanta de su mujer, pero no son todas. Que se acueste con rulos, que pase horas en la ducha, que no sepa conducir... Cada detalle del día a día se convierte en insoportable para el funcionario.