Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara quiere ser Rebeca

A pesar de descubrir el motivo de la ausencia de Rebeca, Sara está decidida en convertirse en ella para siempre. A pesar de los intentos de Pepe Lee por hacer entrar en razón a su amiga, Sara no quiere volver a vivir la vida gris del barrio.
Pepe Lee sigue desesperado intentando dar con el paradero de Sara. Tras buscar en el centro comercial y en la empresa de los Mendoza, el amigo de Sara se encuentra repentinamente con ella.
El joven intenta hacerla entrar en razón y pero ella le que está decidida a seguir con la farsa y convertirse en Rebeca Mendoza, más aún, cuando descubre que ésta tiene amnesia, está viviendo en el barrio y nadie se ha dado cuenta de que no es ella. Ante sus explicaciones, Pepe Lee se ve obligado a seguir el juego de su amiga y le guarda el secreto.
Entretanto, la gente del barrio se vuelca con Rebeca y tratan de hacerle recordar. La joven se esfuerza por recuperarse pero la cuesta identificarse con la vida y la ropa de Sara. Todo es raro, el comportamiento de la nueva Sara es diferente. Poco queda de aquella chica que pocos días antes abandonó el barrio.
Toñi se sorprende al ver a su "hija" tan animada, colaboradora y diferente, por lo que decide no  contar a Sara cómo era antes del accidente.
Mientras, el conflicto entre Eduardo y Rafa sigue en su punto álgido. Al descubrir que la nueva Rebeca se ha decantado por compartir su vida con el arquitecto y que sus planes no van como él esperaba, Eduardo se encara con él se encara con Rafa. Sin embargo, la alegría de Sara dura poco cuando descubre que la reforma de la que tanto se habla en la constructora es la de la Plaza del 29 de Febrero.