Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Seguirá Richard en 'Bulevar21'

El director de arte de 'Bulevar21' se considera una figura imprescindible en la revista por su experiencia profesional y por el reconocimiento del que hace gala, pero Alicia y Ángel tienen muy claro que sobra en la redacción. Como no pueden despedirlo sin entregarle un cuantioso finiquito, planean cómo obligarle a dimitir.
Adriana y Diego siguen adelante con la boda, pero será ella la organice los preparativos, mientras Diego se centra en encontrar trabajo. en la que novios e invitados llevarán túnicas blancas y collares de flores. Ajeno a los planes de su novia, Diego invita al banquete a importantes inversores para plantearles un negocio. Pero muy pronto descubre horrorizado que Adriana planea una boda demasiado estrambótica como para intentar hacer business. Adri, aconsejada por Justo Villanova, comienza a organizar una boda hippie
Con el objetivo de que Be olvide su artículo sobre la peluquera, Alicia la asciende a redactora y le consigue una entrevista con Hillary Clinton . Be le agradece la confianza a su madre, pero duda entre escribir el reportaje sobre Chali o entrevistar a la Secretaria de Estado norteamericana.
Por otro lado, Alicia no soporta que Richard campe a sus anchas en 'Bulevar', organizando sesiones de fotos hasta en el mismísimo despacho de la presidenta. Alicia, Ángel y Noelia se conjuran para hacerle la vida imposible a Richard y que éste abandone 'Bulevar' por iniciativa propia; de este modo, no habrá que pagarle la millonaria cláusula de rescisión de su contrato.
La relación entre Mario, Isabel y Paloma es mucho más fluida desde que la pareja pactó la custodia compartida. Mario se sincera con Isabel y le cuenta lo duro que se le hace vivir en la casa donde tienen tantos recuerdos del pasado. De mutuo acuerdo, deciden que será Isabel la que viva allí con Paloma y que Mario buscará otro piso.
César recibe la inesperada visita de Víctor, un corredor de apuestas al que debe una importante suma de dinero . Si no le paga en 24 horas, Víctor lo amenaza con hacer público que el reportero dedica su tiempo libre a jugar en casa de apuestas.