Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Severiano Ballesteros, ingresado de urgencias

Severiano Ballesteros era ingresado de urgencia en el Hospital La Paz de Madrid tras sufrir un desvanecimiento y fuertes dolores de cabeza. Según el escueto parte médico, su estado es estable y se están realizando las pruebas de diagnóstico oportunas para determinar la causa del desmayo.
El pasado domingo, Severiano Ballesteros era ingresado de urgencia en el Hospital Universitario La Paz de Madrid tras sufrir un desvanecimiento y aquejado de fuertes dolores de cabeza. Esta tarde se encontraba con su sobrino Iván junto al que viajaría a Alemania por motivos profesionales. Sin embargo, la momentánea pérdida de conciencia y los dolores posteriores motivaron su rápido ingreso.
Según el parte médico, ingresó como así se indica en el parte médico ingresó con un cuadro de mareo y pérdida de consciencia de escasa duración. Su sobrino y su hermano le llevaron a urgencias donde le realizaron las pruebas de diagnóstico mientras le mantenían en observación.
Su estado es, según el parte ofrecido por el hospital, estable. Sin embargo, por deseo expreso de la familia no van a aportar más información sobre el estado clínico del golfista.
Un período duro
A lo largo de los últimos años, la vida de Severiano Ballesteros ha sufrido ciertos golpes. El pasado 15 de marzo de 2007 su novia Fátima perdía la vida a los 29 años en un grave accidente de tráfico. También relativo a su vida sentimental, hace 3 años, Severiano se divorciaba de la madre de sus hijos Carmen Botín.
Más reciente es su accidente de coche. Hace 5 meses el propio deportista sufría un grave accidente de coche en una localidad cántabra. Se vieron implicados tres vehículos que se encontraban aparcados y Severiano resultó ileso casi por milagro.