Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sexo ¿con o sin amor?

En el S. XXI muchos optan por eludir el compromiso, vivir la vida sin depender de nadie, el amor queda para otros o se posterga en el tiempo. Sin embargo, no los sentimientos no siempre pueden descartarse como le ha ocurrido a Ramón cuyos sentimientos hacia Berta empiezan a aflorar. Pero ¿le corresponderá ella o preferirá evitar el continuar con su libertad?
Muchas parejas sólo buscan el sexo y evitan los sentimientos para así continuar siendo espíritus libres. El compromiso cada vez asusta más y los sentimientos se entienden como sinónimo de relación, fidelidad, matrimonio, hijos... Por este motivo, lo más sencillo es evitarlos y así liberarse de las ataduras.
Sin embargo, no siempre es posible aislar los sentimientos y éstos nos juegan una mala pasada como así le ha ocurrido a Ramón. El eterno 'cazador', el hombre que sólo rinde culto a su propio cuerpo y que se siente atraído por cualquier mujer se ha desvanecido dejando en su lugar a un hombre enamorado que necesita expresar sus sentimientos.
La irrupción de Berta en su vida ha supuesto un giro de 180 grados. Desde que empezara su 'relación' con la casada, éstos han dejado de vagar en busca de otros. Finalmente el amor llama a la puerta de Ramón quien decide declarar su sentimientos.
Una decisión que supone muchos riesgos ya que ninguno de los dos se había planteado hasta ahora nada que no fuera dentro de las sábadas. Pero Ramón va a por todas y, robando una poesía escrita por Miguel, declara su amor a Berta quien no puede dar crédito a lo que está oyenda.
¿Qué ocurre cuando uno de los dos se enamora? El sexo da paso a los sentimientos lo que obliga a dar un paso más a menos que uno de los dos se niegue a perder su tan preciada libertad.
Todo indica que éste será el caso de Berta que sólo repite con su marido. Ella no da crédito, parece que no va a salir corriendo cuando Ramón le suelta las manos sin embargo, éste parece pronunciar las palabras necesarias: Te quiero ¿habrá conseguido conquistar a Berta? ¿Se convertirán en la cuarta pareja?