Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soledad Gómez excusa el silencio de su hija porque tenía miedo de que también la mataran

"Mi hija tenía miedo. Miguel era un chico muy conocido en el barrio. Durante unos días la ha estado persiguiendo un chico con una moto". Esta es la excusa que ha puesto Soledad Gómez al silencio de su hija, la joven a la que Miguel, asesino confeso, reveló detalles del crimen de Marta del Castillo el mismo día en que éste tuvo lugar.
La joven, según ha revelado la colaboradora del programa Gema Fernández, ha pedido ser testigo protegido. Se siente amenazada. Además, según el abogado de la menor, sólo ella conocía la confesión de Miguel. Es más, el letrado ha revelado que cuando su madre se enteró de que Rocío había estado guardando silencio conociendo lo sucedido, sufrió un desvanecimiento:
"La policía, cuando está tomando declaración a la niña, llega frente a su madre y le dice 'se lo cuento yo o se lo cuentas tú'. Lo hace ella y la madre se desploma. Tenía miedo de que fuesen a hacerle lo mismo a ella", ha manifestado la periodista.
Sobre lo sucedido aquella noche, Soledad Gómez ha repetido lo mismo que su hija: "Él llegó, se metió al cuarto de baño, echó el pestillo y metió la ropa en la bañera. Entonces luego la abuela a las ocho de la mañana la coge y la mete en la lavadora". Estas palabras  exculpan a la abuela de destruir pruebas, pues según El Correo de Andalucía iba a ser acusada de encubrimiento por este motivo. En este punto Soledad ha sido clara: "Quiero que esté bien clarito que yo, mi madre o mi marido, no sabíamos nada de lo que estaba pasando".
Horarios, arma y vehículo
Por lo demás, la confesión de la chica señala que Miguel le dijo que había arrojado a Marta del Castillo al río Guadalquivir trasladándola en "un transporte". Este eufemismo a la hora de referirse a 'coche', a juicio de Nacho Abad y Gema Fernández, tal vez se deba a que en sus primeras declaraciones ni Miguel ni Samuel, otro acusado de encubridor y colaborador del crimen, querían inculpar al menor, El Cuco, tercer colaborador, quien según la investigación facilitó el traslado del cuerpo en un vehículo de su familia.
Además, el hermano de Miguel, Francisco Javier Delgado, también fue citado en la primera confesión de Miguel, según relató esta chica. Lo que confirma la línea de investigación que le señala como cerebro a la hora de idear cómo deshacerse del cadáver. Puesto que, según ha revelado Soledad: "el hermano estaba allí y fue quien le dio la idea de que tiraran a Marta al río". Sobre el arma, no le dijo con qué la había matado, aunque sí explicó que fue "por una discusión".
Siempre frío
La madre también ha vuelto a comentar una vez más cómo se comportaba Miguel durante el tiempo la búsqueda: "Con todo lo que yo le dije, lo que yo le grité para que hablara, él se mantenía frío. Ni cuando le eché de casa, cogió sus cosas y se fue, sin decir nada".
Por último, otro aspecto que esta mujer ha querido aclarar es el de su periplo por las televisiones: "Lo hice porque quería dejar claro que mi hija no estaba embarazada, como se estaba diciendo, y sin cobrar ni un duro".