Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajar el amor

Todos queremos tener una pareja que te quiera. Sin embargo, parece que cada vez es más difícil encontrar a alguien. El estrés, tanto trabajo y la autonomía de muchas personas hacen difíciles las relaciones estables. Y, los que logran durar pierden la pasión de los primeros días.
Sí, es así. Todos queremos, o por los menos muchos, tener una pareja que te quiera, ser felices y disfrutar cada segundo que pasas a solas con esa otra persona tan especial. Sin embargo, las relaciones cada vez duran menos. Un suspiro, a veces, es más largo. Las parejas se desvanecen ante la primera complicación que encuentran, y las que logran durar se marchitan porque es muy difícil mantener la pasión.
La pasión es el fuego que aviva una relación. Al principio, no hay que cuidarlo porque sobra. En cuanto van pasando los meses hay que ir poniendo leña para no caer en la monotonía. Intentar mantener la seducción y el coqueteo es muy complicado. Sin embargo, con esfuerzo todo es posible. Escucharle, preparar cenas románticas, mensajes picarones y algún que otro viaje ayuda a mantener viva esa llama que se apaga tan fácilmente.
Lo complicado viene cuando cambiamos nuestra escala de valores y ponemos por encima otras cosas antes que a nuestra pareja. Cada vez queremos ser más autónomos, independientes, hacer nuestras cosas, mucho trabajo, y, eso, no es compatible con relaciones estables; parece que los hombres y mujeres se entienden ahora peor. Los ancianos aseguran que esto nunca ha sido fácil; antes las mujeres no trabajaban y se centraban más en la pareja y dependían económicamente de los hombres. Ahora, esto ha cambiado. Ellas también quieren ser unas solteras de oro.
Con pareja o sin pareja, lo importante es ser feliz. Hacer todas esas cosas que te gustan. Y si tienes a alguien a tu lado, intentar cuidar los detalles. Ya se sabe, la suerte no existe, es el cuidado esmerado de los pequeños detalles. ¡Cuida a tu pareja y ella te cuidará a ti!