Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tragedia en 'Los Alfaques'

El 11 de julio de 1978, a las dos y media de la tarde un camión cisterna cargado de gas propileno, que circula por la Nacional 340, en las inmediaciones del camping 'Los Alfaques' en Tarragona, explota debido a la sobrecarga de peso y a las altas temperaturas. Cuando el gas choca con el  suelo forma una enorme bola de fuego que se come las caravanas de los campistas.
En el camping disfrutaban de sus vacaciones de verano más de 300 personas, de las que 215 murieron carbonizadas por el accidente. En el momento de la explosión, el camión llevaba recorridos ya más de 100km, sin embargo, el vehículo no pudo aguantar el calor y el peso y se descompuso en mil pedazos. . En segundos los cuerpos de más de 100 personas quedan completamente carbonizados
Las llamas recorren la zona sur del camping en un radio de 300 metros. Los campistas que se encontraban cerca del mar, intentan salvarse tirándose al agua, pero lo que no sabían es que con la explosión, el agua alcazó una temperatura de 2000 grados centígrados. 'Lo que tengo es la frustración de no poder ayudar a nadie. Ver una persona con el fuego en la espalda y no poder parar. Eso es el por recuerdo que se te queda' afirma Laura Giménez, superviviente del desastre.
Los bomberos y equipos sanitarios llegan a los pocos minutos. 315 muertos. Hubo muchas personas rescatadas en un primer momento que murieron poco después en el hospital a causa de las quemaduras.
El accidente en el camping es portada de muchos periódicos europeos porque muchos de los campistas eran franceses, belgas y alemanes. Las tareas de identificación son arduas, los cadáveres están completamente carbonizados y además, el archivo donde se inscribían los turistas también ha ardido con el accidente.
Un equipo de 6 forenses identifican durante seis meses a las víctimas mortales 215 personas. Para ello tienen que recurrir a las piezas dentales.
Solo dos días después de la explosión el gobierno obliga a los camiones a circular por las autopistas. Aquellos vehículos que transporten mercancías peligrosas no podrán circular por núcleos urbanos.