Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Venustempel', el más antiguo del mundo

'Venustempel' o el 'Templo de Venus' es el museo del sexo de Amsterdam, el primero y más antiguo del mundo, ubicado en la calle Damrak y situado en una casa del siglo XVII.
Amsterdam
primer museo del sexo de Europa
No debemos olvidar que la cosa más natural y más histórica del mundo fascina a todos y poder pasear a lo largo de las diferentes salas y observar los aspectos artísticos del sexo seduce a todo el público que se ha acercado al museo.
En los últimos años se han abierto muchos otros museos del sexo en otras capitales de Europa, como Berlín, Copenhague y París, pero ninguno de ellos parece tener tanto éxito como el 'Templo de Venus'.
La colección está expuesta en una casa principal y dos casas situadas en la parte de atrás, unidas por unas escaleras de propio diseño, que comunican los diferentes espacios, todo un laberinto en el que el visitante se puede perder.
Cuando el 'Templo de Venus' abrió por primera vez sus puertas en 1985 sólo contaba con una pequeña colección de objetos eróticos del siglo XIX y había una gran incertidumbre sobre el futuro del museo, ya que no se sabía cómo iban a reaccionar la población de Amsterdam. Pero la respuesta de los primeros visitantes fue muy positiva, por este motivo los dueños de 'Venustempel' decidieron ampliar la colección y el espacio. Anualmente se acercan unos 500.000 visitantes, lo que lo convierte en uno de los museos más visitados de la capital holandesa.
Cada una de las plantas aloja diferentes colecciones: en la planta baja nos encontramos con la galería de Casanova, escritor que pasó a la historia por ser todo un seductor; Fanny Hill Street, dedicada a la prostituta londinense y la sala del Marqués de Sade, el famosísimo aristócrata francés y escritor pornográfico. Si subimos a la primera planta, nos encontramos con la galería dedicada a Valentino, un sex symbol deseado por muchas féminas, nuestra visita continúa, la siguiente sala está dedicada a la emperatriz Catalina II la Grande, está repleta de objetos eróticos que abarcan varios siglos: desde la Antigüedad Clásica pasando por la Edad Media, hasta el siglo XX. Todo un placer para todos los sentidos.