Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Vivir juntos?

Rebeca y RafaTELECINCO.ES
La repentina mudanza organizada por Sara provoca la ira del arquitecto, que abandona precipitadamente el piso de su novia y deja a la pareja al borde de la ruptura.
Después de acusar a Rebeca de ladrona, la camarera le dice que a lo mejor ha sido su novia la que ha entrado en su piso y se ha llevado sus cosas del apartamento. Inmediatamente, Rafa se pone en contacto con su chica quien confirma la versión de Rebeca y le dice que lo único que pretendía era darle una sorpresa.
Avergonzado, el arquitecto se da cuenta de que todo ha sido un malentendido e intenta disculparse con ella, aunque no resulta nada fácil. Tras su discusión con Rebeca, Rafa acude al loft de su chica quien le cuenta que sólo pretendía darle una sorpresa trasladando todas sus pertenencias al loft. Esta forma de proponerle vivir juntos a Rafa no le hace ninguna gracia, y lo que pretendía ser un paso más en su relación se convierte en un nuevo enfado de la pareja.
Tras su enésima discusión, Sara vuelve a recurrir a Pepe Lee que recuerda a su amiga una fecha importante. Se acerca el aniversario de la muerte de Ángel, su padre y Toñi está más triste de lo normal. Sara, que nunca olvida este día, decide visitarle al cementerio, sincerarse y contarle todos sus miedos. Lo que no esperaba era encontrarse allí con Toñi
Por su parte, Genaro descubre la manera de recuperar clientes en el bar: contratando cable tv para ver toda la temporada de fútbol. Sin embargo un extraño accidente en la señal, que él achaca a las obras, termina con lo que el consideraba su pequeña mina de oro. Genaro culpa a la constructora de su fracaso, por lo que deciden crear una asociación de vecinos para evitar este tipo de injusticias.
Entretanto, la abuela María continua con su plan para engañar a Gladis haciendo pasar a Lulo por su pretendiente. Éste no lleva nada bien lo de hacerle cariñitos a la abuela pero si quiere cobrar el dinero con el que poder pagarle a Nino, no tendrá más remedio que ceder a sus antojos.