Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Vuelven Adri y Diego?

Adriana está de muy buen humor gracias a la absolución de su padre; incluso, se encuentra más afable con Diego. Él lo ve como una oportunidad y busca el acercamiento. Se acercan tanto que parece que se van a besar... ¿lo harán? ¿Será el primer paso hacia la reconciliación?
Por mucho que le pese, Be no tiene más remedio que aceptar la cruda realidad: la muerte de Joni va a permitir a Alicia y a Ángel salir indemnes del caso Kaussman. Mientras él parece atormentado por haberse distanciado de su hermana, Alicia no sólo se recrea en su situación, sino que le sobra tiempo para coquetear con la política de la mano de Julián Carreras, jerifalte del Partido Liberal Independiente, que le hace un ofrecimiento inverosímil. La brecha entre madre e hija se hace insalvable.
La absolución de Claudio pone a Adri de excelente humor, pero, en lugar de acercarse a ella con tacto, Diego irrumpe en el 'Sanpan' y arruina la fiesta de celebración con un discurso fuera de lugar. Es la gota que colma el vaso para Adri, que toma una resolución meditada y, desde luego, contundente. A pesar de la recién recobrada libertad, no todo es un camino de rosas para Claudio. A la irritante presencia de Diego en su fiesta, se une la de Andrés, que con sus maneras de galán y una improvisada ratatouille, se mete a todo el mundo en el bolsillo, en especial a Chali, a la que Claudio pretendía empezar a cortejar sutilmente.
Y, por último, Nacho y Noelia. La ligereza de ésta al proclamar en los baños su encuentro sexual motiva que Isabel, dentro de una cabina, lo escuche todo. En cualquier caso, pronto le toca a Noelia sufrir: ella ya se veía de novia con Nacho, cuando para él ha sido un revolcón y listo.