Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El accidente de 'Bus Express'

El 19 de agosto de 1992, 53 pasajeros y tres conductores de la compañía Bus Express. Viajaban desde Cataluña hasta Andalucía. Un viaje largo que se vio interrumpido por el destino. A mitad de camino, el vehículo se sale de la utopista y cae en una zanja. En el accidente mueren 43 personas.
El accidente tuvo lugar en Torreblanca, a la altura de Castellón. Enseguida, las ambulancias comenzaron a llegar al lugar del siniestro para rescatar a los supervivientes. Pero el autobús era un amasijo de hierros. Sólo había cadáveres por todas partes, mucho de ellos irreconocibles.
Lourdes López, esposa de uno de los chóferes de la compañía 'Bus Express', sabía que su marido no es el conductor pero desconocía si viajaba en ese autobús. "Vi un avance informativo en el que salía un autocar de la empresa de mi marido. A mí me empezó a preocupar cuando pasa una hora y no sabía nada".
 
El autobús se convierte en una trampa mortal. Casi todos los pasajeros mueren aplastados por el techo del vehículo porque no tiene instalados los arcos de seguridad anti vuelco, un detalle importante que hubiera minimizado la fuerza del impacto y reducido el número de víctimas.
 
Poco a poco los familiares van llegando a Castellón. En el tanatorio se topan de golpe con la realidad. María Grimaldo, periodista de 'Las Provincias', explica qué vio al llegar al lugar del accidente. "Yo recuerdo que se optó por hace pública una lista en la que figuraban los heridos. Fue durísimo ver cómo gente llegada de todos los puntos de España buscaba a su ser herido, no lo encontraba. Deducían inmediatamente. Recuerdo una madre que viajaban sus dos hijas en el autobús. Una aparecía en la lista de los heridos, la otra no. Evidentemente, había muerto".
 
Tras el duelo, los familiares quieren saber qué ha pasado, por qué ocurrió el accidente. Las primeras investigaciones apuntan a que el conductor se distrae y por error entra en el ramal de salida de la autopista a una velocidad excesiva. Según el tacógrafo, lo hace a una velocidad de 105 km/hora, en un tramo que tiene que reducir la velocidad e 80km a 40km/hora. A pesar de la gravedad del accidente, el conductor, Rabel Casado, es uno de los pocos supervivientes del siniestro. Así, el exceso de velocidad, debido a un despiste del conductor, habría desencadenado el accidente. Pero, ¿qué provocó dicho despiste?