Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tus acciones por mi silencio

En el capítulo del 10 de enero, Richar y Bárbara aprovechan la ocasión para malmeter en la relación entre Jota y Caye.
Después de encontrar a su amada en casa de Nacho con un simple albornoz y aunque no quiere reconocerlo, Álvaro ha sufrido un duro golpe. Sin embargo, lejos de darse por vencido y reconocer que Bea ha rehecho su vida y es feliz, el ex director de Bulevar se comporta como un niño enrrabietado y trata de molestar a la pareja con comentarios incómodos.
Por su parte, Cayetana ha encontrado el piso de sus sueños y trata de convencer a Jota para alquilarle y mudarse a su nuevo nido de amor. A pesar de que el mensajero haría cualquier cosa por complacer a su chica, el joven se muestra inflexible ante el nuevo capricho de su novia y se niega a alquilar el piso.
Cayetana, muy disgustada por la reacción de su chico, busca consuelo en sus inseparables amigos: Richard y Bárbara, que aprovechan la ocasión para continuar su cruzada contra el mensajero y convencen a Caye para que no renuncie a la idea de hacerse con esa casa.
Por otro lado, el ambiente en Bulevar sigue enrarecido por la decisión de Diego de controlar el rendimiento de la plantilla. El director de Bulevar 21, que parece que no tiene suficiente con el working police, decide cerrar la cafetería de la revista y despedir a Marga. La sindicalista acude a contarle el problema a su fiel amiga Elena, quien toma las riendas del asunto y confía en Guti para que haga entrar en razón al director.