Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La apretada agenda de los Príncipes

Don Felipe y Doña Letizia retoman sus compromisos postvacacionales a un ritmo frenético. A pesar de que el verano no ha sido demasiado relajado para ellos, con acontecimientos como los Juegos Olímpicos de Pekín o la operación de estética de la Princesa, ahora se les reclama más que nunca. El mes de septiembre se presenta ajetreado y en una sola jornada los Príncipes de Asturias han acudido a Cuenca, donde se han dado un baño de multitudes, y a Madrid, donde les esperaban otros dos eventos.
Ambos han recibido las llaves de la ciudad y, además, han sido nombrados alcalde y alcaldesa honoríficos.
 
Por esta razón, Don Felipe ha querido agradecer el cariño brindado por los conquenses y ha expresado sus sentimientos en un breve discurso. En él recordaba a Cuenca como un lugar especial, que vio nacer su matrimonio, hoy ya consolidado con la llegada de las pequeñas Infantas Leonor y Sofía. Los Príncipes han tenido en cuenta el calor recibido y en respuesta se han mostrado más cercanos de lo habitual con los vecinos de la ciudad. En la inauguración de un parque dedicado a la Real pareja, cientos de personas los han aclamado y han podido acercarse a ellos más de lo que esperaban.
La proximidad manifestada hacia los conquenses contrasta con la frialdad con que han tratado a los medios de comunicación hasta allí desplazados. Apenas han respondido a las preguntas planteadas y Letizia ha ignorado los comentarios con que los periodistas se han referido a su sonado cambio físico. Una actitud que Jaime Peñafiel ha calificado de desprecio hacia la profesión que la propia Princesa ejerció en el pasado. Aunque Don Felipe se ha mostrado más cercano que su esposa, también ha sido criticado por la brusquedad con que ha contestado a una reportera de 'Está Pasando'.
Tras abandonar Cuenca, los Príncipes regresaban a la capital, donde aún les esperaba una intensa tarde. En primer lugar, han asistido a la inauguración del Hospital Universitario Puerta de Hierro, en la localidad madrileña de Majadahonda. Allí han vuelto a ser recibidos por diversas autoridades, en este caso de la Comunidad de Madrid. Para última hora han dejado su visita a la Catedral de la Almudena, donde se celebraba el funeral por las víctimas del trágico accidente aéreo del pasado 20 de agosto. Al emotivo acto, oficiado por el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, acudieron también otras personalidades. Entre ellas José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado de su mujer, Sonsoles Espinosa. Algunos presidentes autonómicos también estuvieron presentes en el funeral, presidido por los Reyes.