Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un asesino en serie con motivación sexual

Juan José Pérez Rangel, el asesino del parkingTELECINCO.ES
Que Juan José Pérez Rangel matara a mujeres de edad similar, entre 40 y 50 años, y con un aspecto determinado (siempre eran rubias y atractivas), no era aleatorio. Detrás de su perfil criminal se esconde una gran animadversión hacia el sexo femenino de buen estatus social.
Vicente Garrido, psicólogo criminalista, explica que, en su fantasía, las mujeres del barrio de Puches se convierten en el objeto de venganza de Juan José. "Lo que está diciendo es ", explica. Un terrible mensaje que es distinto al que, a través de su 'modus operandi', quiere transmitir a la policía. Es una escena donde la mujer está con la cabeza tapada, especialmente en el segundo crimen, con el pie vinculado a la barandilla, eso deja un efecto, una impresión. "En concreto, le está diciendo a la policía ", apunta Vicente Garrido. ¿ahora quién manda? No me miráis cuando camináis pero ahora yo soy el 'puto' amo de esta situación mirad lo que he podido hacer y vosotros no lo vais a impedir
 
Juan José Pérez Rangel tenía 24 años cuando cometió los delitos y vivía con sus padres, en uno de los barrios más marginales del área metropolita. Un año ante de lo ocurrido, elige uno de los lugares más caros de Barcelona para vivir con su novia. Alquila una plaza de parking que sólo paga durante el primer mes pero se queda con las llaves. Eso explica su facilidad para entrar y salir del mismo.
 
Así, Vicente Garrido explica que el asesino tiene tres razones muy concretas para matar en el parking:
 
Las autoridades, cuando llevan a cabo su detención, coinciden en una cosa: Juan José no parece humano. Transmite un hermetismo absoluto, frialdad, no tiene humanidad. Se comporta como si nada fuera con él a pesar de que las pruebas, halladas en el lugar el crimen y tras el registro de su casa, confirman que él es el asesino del parking.
  • Busca mujeres de un determinado perfil que están en ese barrio y utilizan ese parking
  • Lo conocía y se sentía cómodo
  • Ha encontrado un lugar idóneo para matar, que es el sótano quinto del parking.