Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando los brazos de Sylvester Stallone acariciaban a sus enemigos

El actor italoamericano que dio vida a infaustos personajes como , Rocky o Cobra, todos ellos distinguidos por su brutalidad, representa a mi entender la forma de hacer cine más despreciable jamás concebida. Rambo
No sólo se trata de un ejercicio egomaniaco de marketing al servicio de una sola persona, el actor protagonista, sino que en la realización se aprecia el deleznable recurso de mostrar un acontecimiento desde diferentes puntos de vista y a diferentes velocidades, siempre un acontecimiento violento. Es recrearse en la expresión más estúpida, ridícula y simple del ser humano: los mamporros.
Soy una mujer que le ha prestado siempre poca atención al tonto del pueblo y sus barrabasadas. Por ello, el cine de Stallone nunca me ha dejado indiferente: siempre me ha asqueado. Supongo que el actor se metería en esta dinámica absurda que ha creado tanto perjuicio en la juventud como dinero ha recaudado por la necesidad de gloria y duros hasta quedar atrapado en ella.
Sin embargo, hubo un pasado edénico. Hasta Stallone lo tuvo. Hubo una época en la que protagonizó una película clasificada 's'. Casi porno. Un cine de mensaje igual de limitado que el violento, pero que al menos estimula instintos humanos bastante más amenos que el repartir capones.
Hubo un tiempo en que Stallone se bastaba de un inofensivo teléfono para saciarse
De esta cinta, 'The Party at Kitty and Stud's', me quedo con una escena que podéis ver en el vídeo. Cuando Silvestre acaricia a dos mozas a través del espejo. Cándido recurso escénico, pero bonito de ver. Sobre todo porque luego, cuando el machote pasa a la acción, vemos por qué triunfó en la violencia en lugar que en el amor: no tiene ni idea en el fornicio. Ni mover la pelvis con algo de sensualidad.
Paso inexorable del tiempo: Hubo un tiempo en el que la música disco acompañaba a toda película erótica que se preciase. Un tiempo mejor, qué duda cabe.
Nota cinéfila: Stallone hizo esta película porque sólo tenía 20$ en la cuenta del banco, dice la Wikipedia. En la cinta, hay momentos de la banda sonora idénticos a las de su famoso Rocky.
Nota al margen: Las imágenes de Stallone jugando en unos columpios, al principio, impagables.