Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una ciudad de contrastes

Brasil conocido por sus futbolistas, su carnaval... era la primera parada de Dutifrí. Sin embargo, esta fiesta que le da su reputación acaba siendo tan sólo para unos pocos, los que pueden pagarlo. Además, existen realidades que no son tan conocidas como la de sus favelas protagonizadas por las drogas y las redadas policiales.
Río de Janeiro se convierte en protagonista con la celebración de su carnaval. Sardá visitaba un ensayo de una de las escuelas de samba donde Eduardo Bonito le explicaba que los ensayos son gratis y es cuando de verdad 'lo disfruta la gente' ya que los precios para acudir al carnaval son desorbitados.

La financiación procede, en parte, de Río de Janeiro, pero la mayor cantidad de ingresos proviene de las escuelas y de personas que donan dinero procedente 'del tráfico de armas, drogas... de los grandes capos que buscan una forma de tener apoyo de la comunidad', explicaba Eduardo.

Las favelas no ocupan un lugar tan destacado ya que son una de las zonas más conflictivas de Río. Andrés Lejarraga es experto en esta materia ya que lleva viviendo en una de ellas 7 años. Asegura que vivir en ella 'no es peligroso' pero sí lo es 'cuando viene a invadir un comando o cuando la policía monta un operativo para cazar al jefe de la droga', explicaba.

Tampoco la religión es lo más conocido. Muchos participan en ritos de religiones sincréticas, una mezcla entre el cristianismo y religiones africanas. Javier Sardá visitó un rito denominado Umbanda que empezaba al ritmo de la percusión y los cantos hasta que los espíritus se adentraban en el cuerpo de los participantes.

Pero no hay que olvidar el sol, las playas... donde Sardá comprobó una vez más la hospitalidad de los brasileños. Pero además, jugó un partido con los miembros de la cantera de Sao Paulo, por lo que puede que compartiera terreno con los futuros cracks del fútbol.