Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La controversia de la energía nuclear

La nuclear es una de las energías no renovables utilizadas para la generación de energía eléctrica. Pero, ¿dependemos por completo de este tipo de energía? ¿Qué riesgos conlleva? ¿Son suficientes las medidas de seguridad empleadas? Entes públicos y organizaciones ecologistas no logran un punto de acuerdo acerca del uso de este tipo energético.
En nuestra sociedad continuamos dependiendo de la energía para cubrir todas las necesidades en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, esto supone según la Organización ecologista Greenpeace que "seguimos viviendo bajo una amenaza silenciosa pero que supone un peligro real. Todavía hay personas que creen que la energía nuclear es segura".
 
Sin embargo, como afirma la organización en su documental: 'Nucleares no', accidentes como el ocurrido el 26 de abril en 1985 en Chernóbil, demuestran que la energía nuclear no es lo suficientemente segura. Una explosión en el cuarto reactor de la central nuclear ucraniana de Chernóbil hizo que los mitos acerca de la seguridad de la energía atómica, "se viniera abajo".
 
Según informaba la Organización Mundial de la salud, en total, casi cuatro mil personas podrían "podrían morir a causa de la radiación a la que se vieron expuestas a raíz de este accidente" según concluían en su estudio un equipo internacional de 100 científicos.
 
Por otra parte, en 2006 la Academia de Ciencias Rusa, aseguraba que la radiación de Chérnobil es la responsable de 200.000 víctimas mortales en las tres de las repúblicas ex-soviéticas más afectadas y se calcula que en los próximos años aparecerán más de 270.000 nuevos casos de cáncer como consecuencia del accidente.
 
De este modo, la Organización pretende dejar de relieve que hablar de energía nuclear segura es "una falacia promovida por las empresas fabricantes de centrales nucleares".
 
España
 
En su reportaje, Greenpeace apunta que "España es uno de los doce países más nuclearizados del mundo", por un lado por el número de reactores (ocho en funcionamiento) y por la potencialidad instalada.
 
Según informa el Ministerio del Industria, Turismo y Comercio, en España se encuentran en funcionamiento 6 centrales nucleares, todas ellas en la península. De éstas, dos centrales disponen de dos reactores con lo que, en total, suman ocho reactores de agua ligera.
 
En cuanto a la producción de energía eléctrica nuclear en España fue durante 2007 de 55.039 GWh., lo que representó el 17,6% del total de la producción del sistema eléctrico nacional, lo que nos sitúa en el decimoctavo lugar en el mundo.
 
Zorita
 
La central nuclear José Cabrera más conocida por Zorita, inaugurada por Franco en 1968, formaba, junto con las de Santa María de Garoña (en Burgos) y Vandellós-I (en Tarragona), el grupo de las centrales llamadas de "primera generación". Zorita fue cerrada definitivamente el 30 de abril de 2006, tras 38 años de actividad, por motivos de seguridad, tras una intensa campaña de Greenpeace y muchos otros colectivos sociales, sindicales y políticos.
Aunque la moratoria nuclear de 1984 terminó en el 2007, con la liberalización del sector eléctrico (desde entonces las compañías tienen libertad para decidir su generación eléctrica), no hay en España ninguna central nuclear en construcción o proyectada.
 
El ciclo nuclear
 
Desde que el uranio es extraído en la mina, el tratamiento que recibe en cada etapa del ciclo nuclear produce abundantes residuos radiactivos. Este elemento se encuentra en numerosos puntos del planeta en pequeñas cantidades pero son muy poco los sitios en los que la cantidad es suficiente para obtener rentabilidad de su extracción, lo que además supone grandes emisiones de Dióxido de Carbono. En su extracción se utiliza un combustible cuyos residuos emiten gran cantidad de radioactividad a lo largo de decenas de miles de años.
 
Por todo ello, Greenpeace concluye que la energía nuclear no cumple los requisitos para "ejercer un papel significativo en la lucha contra el cambio climático".
 
Colabora con Greenpeace.
902 100 505