Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cruel venganza de Alicia

Tras unos días de ternura y vulnerabilidad, la vieja Alicia vuelve a la carga. El anuncio público de Ángel provoca el regreso de la cruel empresaria que no duda en vengarse de su hijo.
La noche de pasión de Adriana y Diego les ha convencido de que no pueden vivir el uno sin el otro. Llenos de ilusión, la pareja inicia una relación pero Diego le exige a su chica que mantenga el asunto en secreto para evitar cotilleos en la redacción.
El anuncio público de Ángel tiene consecuencias inmediatas. Malatesta, el banquero italiano rompe las negociaciones con Alicia, que ve como sus planes de fusión se frustran. Furiosa con la actitud de su hijo, sus intentos por acercarse a él se rompen en mil pedazos. 
Deseosa de poner a Ángel en su sitio, urde una cruel venganza haciéndole creer que está muy orgullosa de él. Cuando Ángel cree que por fin ha conseguido su sueño, su madre lo tira por la borda cuando le dice que está despedido y desheredado.
Entretanto, Lolo se pone en huelga de hambre hasta que Richard convenza a Chali para que se quede en casa. Pero la peluquera está decidida a marcharse y consigue que Lolo deponga su actitud. Richard presiona a Chali para que alquile un piso de lujo en una zona residencial, ya que ella quiere trasladarse a una humilde casa en la periferia, ella prefiere vivir en un barrio humilde, en un piso con gotelé y suelo de gres
Mientras, la llegada de un muestrario de lencería a Bulevar desencadena un gran alboroto. En la cafetería las feas se disputan las prendas y hacen comentarios jocosos con Nacho, César y Benito. Isabel les sorprende y enfadada por el comportamiento del abogado lo insta a mantener las formas en el centro de trabajo.
Por su parte, César está descubriendo lo que es enamorarse. Poco acostumbrado con esta situación, el reportero se siente incómodo por sus sentimientos y trata de poner tierra de por medio entre ellos convenciéndola para que abandone la investigación que ambos llevan a cabo.
Sin embargo, Be no lo tiene tan claro. Se mantiene en sus trece y sigue adelante con el caso, por mucho que su vida familiar le exija una gran dedicación.