Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Es delicado hacer una biografía de un personaje vivo y más hacerla en su propia casa

Salvador Calvo (Madrid 12/08/1970), director de 'La duquesa', ha dirigido también las TV movies 'Paquirri' y 'Masala', así como las series 'Motivos Personales', 'Sin tetas no hay paraíso' y 'RIS científica', entre otras, para televisión. Actualmente se encuentra inmerso en 'El otro viaje', su primer proyecto para la gran pantalla, y en un film para Telecinco sobre el secuestro del 'Alakrana'.
¿Qué historia vamos a encontrar en esta película?
 No es un biopic con una enumeración de hechos históricos, en el que la emoción no existe. Es un relato de un personaje en el que hay una estructura de película. Contamos una historia, una única, que se va desarrollando cuando Cayetana es una niña, cuando joven y como adulta. Explicamos lo que le pasa a tres mujeres en momentos diferentes, con un objetivo común. Así, al margen del personaje, que es Cayetana de Alba, estamos ante una historia que, como película, funciona por sí misma.
 
¿Cuál es exactamente esa historia?
 
Entronca mucho con la literatura del siglo XIX. Se trata de un individuo, en este caso la Duquesa, contra un sistema social que no le deja ser feliz. Así, no puede desarrollarse libremente, como es ella, por donde nace. Va luchando hasta que consigue poco a poco lo que ella desea. En ese camino muere su padre, enviuda, se enfrenta a sus hijos... pero no deja de pelear por lograr lo que ha imaginado para ella.
 
¿Qué sorpresas ha vivido dirigiendo esta película?
 
He sentido que he estado rodeado con el mejor equipo técnico de mi vida, lo que aporta mucha relajación. Todo el mundo entendía perfectamente lo que estaba buscando el del otro departamento y lo que tenía que buscar él. Sabíamos cada uno la película que queríamos hacer entre todos. El trabajo ha ido siempre en una única línea. Al final, sorprende ver el resultado, en global. Aquí se ha dado el cien por cien. Se ha hecho todo con cariño, con gusto... y se nota en el resultado.
 
¿Cómo es grabar la vida de un personaje vivo y real en su propia casa?
 
Se hace muy complicado. Es delicado hacer una biografía de un personaje vivo y más hacerla en su propia casa. No quieres establecer un lazo cercano al personaje para no dejarte influir en la narración y, antes, en la elaboración del guión. Además, debes ser fino y delicado al contar lo que le pasaba, cómo se sentía... porque es una persona viva a la que no deseas ofender. Sobre todo, si ella contara su propia historia, quizás lo haría de forma diferente. Si lo hace el mayor de sus hijos, Carlos, sería otro relato. Está claro que cada uno interpreta los hechos y los actos a su manera. Esta es la nuestra.
 
 ¿Qué nos puedes decir de los actores?
 
Ha sido un lujazo trabajar con este cartel. Con Carlos Hipólito (Jesús Aguirre) y Diego Martín (Carlos Martínez de Irujo) ya había trabajado y sabía que me encontraba con dos grandes, en mayúscula. De Roberto Enríquez (Luis Martínez de Irujo) y Adriana Ozores (Cayetana adulta) tenía todas las referencias necesarias. Admiraba su trabajo y su forma de hacer las cosas. El tono fuera del set de rodaje con todos ellos es maravilloso. Puedes reír, charlar... no hay tensiones de ningún tipo. Y la gran sorpresa ha sido Irene Visedo (Cayetana joven). Se puede decir que no la conocía. Tiene, quizás, la parte más difícil, porque con muy poco diálogo debe expresar todo el montón de cosas que le pasan por la cabeza a Cayetana. Sin hablar, sólo con sus gestos y sus expresiones, entiendes perfectamente lo que le está pasando por la cabeza. El compendio ha sido colosal. El elenco está insuperable. ¡También por parte de Manuel de Blas, que hace del Duque de Alba, padre de Cayetana!