Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cada día más contaminados

La contaminación amenaza día a día el planeta. Se trata de un mal de nuestro tiempo, un ataque directo a nuestro medio ambiente, y por eso no podemos mirara hacia otro lado. Esta demostrado que existe una relación directa entre el incremento de la contaminación y el deterioro de la salud, tanto la de los seres humanos, como la de nuestro entorno, porque precisamente dependemos de la salubridad de nuestros ecosistemas para sobrevivir.
Contaminar es alterar nocivamente la pureza o las condiciones normales de un medio por agentes químicos o físicos. Las consecuencias de los cambios provocados en el medio ambiente por la contaminación son impredecibles y pueden ser irreversibles.
Ante esa situación surgen muchos interrogantes: ¿Por qué las Administraciones no fuerzan un cambio hacia una producción limpia? ¿Existen intereses detrás de la contaminación? ¿Cómo impedir que la situación medioambiental se agrave en el mundo? ¿Quién asume y asumirá los costes de la degradación del medio ambiente? Muchos todavía están sin resolver.
Las principales fuentes de contaminación química son las emisiones y vertidos industriales, la gestión de los residuos y los hidrocarburos. Los contaminantes atmosféricos más importantes son los gases de efecto invernadero que potencian el cambio climático; los Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos, y las partículas. En el agua y los suelos, los contaminantes más relevantes son el nitrógeno y el fósforo, los metales pesados, las sustancias organocloradas y los hidrocarburos.
Los seres humanos y la fauna son los principales perjudicados de esta situación y se han convertido en depósitos de docenas de sustancias químicas tóxicas. Se cree que todos los habitantes de la Tierra están ya contaminados, y que el cuerpo humano puede contener hasta 200 sustancias químicas sintéticas.
Greenpeace lleva más de 20 años denunciando los problemas de contaminación en España. Hoy, dada la magnitud del problema, ha decidido intensificar sus esfuerzos para informar del grave deterioro que el medio ambiente español está sufriendo debido a la contaminación.
Las denuncias de Greenpeace se centran en la industria, la gestión de residuos y los hidrocarburos. La organización ecologista insiste en que en nuestro país sufrimos casos de contaminación que se sitúan entre los más graves del planeta.
Las estadísticas oficiales intentan ocultar el daño real producido por la fabricación y uso de sustancias químicas, y no tienen en cuenta su impacto sobre el medio ambiente y la salud pública.