Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un drogadicto suplanta la identidad de Pope

El drogadicto que se quedó con la pistola y la placa de Pope se hará pasar por el policía para cometer varios delitos. Gerardo Castilla intentará mantener al margen de la búsqueda de su amigo y subalterno a la Brigada, pero no podrá evitar la intervención del Departamento de Asuntos Internos.
Mientras, el cadáver de una chica disfrazada de un personaje 'Manga' aparecerá enterrado en una mina, lo que llevará a Marino y a Eva a introducirse en mundo de los fanáticos de la animación japonesa, los 'otakus'.