Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ha sido una experiencia única

Claudia, Nina y Quiquetelecinco.es
Quique, Nina y Claudia han recorrido 4.000 km persiguiendo las mejores puestas de sol del Mediterráneo. Ellos son los protagonistas de la Bacardi Freedom Route 2009, y quién mejor para explicarnos esa gran aventura que han vivido durante 28 días.
¿Qué os ha parecido el viaje?
Nina: Me ha encantado!
Claudia: Seguro que lo contaremos a nuestros nietos, ¡ven que te pongo los vídeos, nene!
¿Alguna sensación que destacarías?
Quique: Muchas, buenas y malas, pero el compañerismo es lo que más me ha marcado, hemos hecho piña, nos ha servido para conocernos muchísimo, para unirnos más.
N.: Ha sido una experiencia muy intensa concentrada en un mes. Hemos hecho de todo.
C.: La verdad es que no me ha dado tiempo de asimilarlo todo. Ha sido una experiencia única.
¿Qué le diríais a un amigo que fuera a apuntarse al casting de la siguiente edición?
C.: Que lo hiciera, que adelante. Es una experiencia que sólo se te presenta una vez en la vida.
Q.: Es un viaje inolvidable, ves cosas increíbles, todo es nuevo. El balance es superpositivo.
¿Una anécdota?
C.: Íbamos en tren de Bulgaria a Serbia cuando entraron cuatro policías a pedirnos los pasaportes, hasta aquí todo normal, pero de pronto empezaron a inspeccionar el tren, lo desmontaron todo. Al final se fueron y una chica que iba en nuestro compartimiento empezó a sacarse de debajo de la ropa cepillos de dientes, camisetas, sujetadores... Y nos miraba como diciendo "Sí, sí, soy yo a quien buscaban". Me chocó porque aquí no estás acostumbrado a ver contrabando de ropa.
¿Cuál ha sido el mejor momento?
Q.: Abrir la maleta al final del viaje y ver que la recompensa era encontrarme con mis amigos Coco y Miguel allí en Essaouira. Fue un momento crucial. Después de una experiencia tan intensa, tenerlos allí fue un auténtico regalo. ¡Pero hay tantos momentos positivos en el viaje! También cuando llegamos a Dubrovnik. Después de lo duro de cruzar los Balcanes, ver la costa fue muy emocionante.
N.: La noche de fiesta en Estambul fue muy grande. Nos fuimos de fiesta los tres, con uno de los músicos de los Karagunes, una banda genial que toca en las calles de Estambul, y luego conocimos a un tipo que nos llevó a un montón de sitios. ¡Increíble!
¿Y la mejor puesta de sol?
C.: La mejor, igual no en cuanto a colores pero sí en cuanto a significado, fue cuando Mikael, un chico que conocimos en Córcega, sobrevoló en avioneta el barco en el que dejábamos la isla para despedirse de nosotros.
N.: Para mí fue mágica la de Lopud, una isla cerca de Dubrovnik. El lugar es paradisíaco y la luz ahí es increíble.
Q.: Bueno, la de Ibiza, en Cala Compte, vista desde un bar en el que había un concierto de reggae, fue increíble.