Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Graciela

Graciela es una mujer de origen argentino, afincada en Tenerife desde hace más de 20 años. Tiene 48 años, y vive con dos de sus hijos, Carolina, de 21 años y Nasser, de 11,  y con su actual pareja, Alejandro, un joven 20 años menor que ella con el que lleva 7 años de relación, "quiero participar en el programa para confirmar que nuestra relación es fuerte. Si estando separados nos echamos de menos, sé que lo que tenemos es de verdad".
Alejandro.
había conseguido amasar una pequeña fortuna que perdió al dejar a su marido por Alejandro
Como madre, sabe bien qué relación quiere tener con sus hijos: una relación de amistad. Hasta tal punto que no hay salida nocturna en la que sus hijos no cuenten con ella.  Y es que asegura que tiene una pareja joven, y tiene que esforzarse por estar a su altura.
Graciela siente que a pesar de perder dinero, ha ganado con esta unión y mucho: ha ganado como mujer, y afirma que el dinero sólo logró hacerla infeliz durante los años que duró su matrimonio.
Amante de la playa, el calor y el mar , ahora vive instalada en el caos, lo que la hace terriblemente feliz. En su casa no hay normas ni reglas. No hay rutinas ni las añoran. Y tanto ella como sus hijos hacen lo que les da la gana.
Para Graciela, su libertad no está en venta. Y no la cambiaría por nada del mundo.
A pesar de que reconoce ser una mujer servicial, su casa siempre está manga por hombro.  Graciela es la única que se dedica a las tareas domésticas y no le gusta mucho hacerlas. No cuenta con Alejandro para ello.
Su relación de pareja es tan apasionada en la intimidad como en las discusiones. Ambos son celosos, y Graciela teme que Alejandro la deje por una más joven. Por lo que intenta controlarle en la medida de lo posible, "soy muy celosa. Es normal. Mi pareja tiene 29 años y me da miedo que me engañe. Así que intento controlarle todo lo que puedo y nunca sale sin mí. No nos separamos".