Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Raquel Mosquera rompe su silencio

"Trastorno bipolar con episodios psicóticos", ese es el motivo, según la hermana de Raquel, del intento de suicidio y de la situación que está viviendo en este momento la peluquera. Una crisis de la que va mejorando poco a poco, pero que la mantiene aún en la UCI.
Ahora la familia hace piña en torno a Raquel, incluido su ex marido, que también pasa por televisión. Mientras Raquel Mosquera se recupera poco a poco en la UCI del Hospital Puerta de Hierro tras su intento de suicidio, Toni Anikpe es el encargado de cuidar a Raquelita, pero siempre con la ayuda de la familia. El que fuera marido de la peluquera, recogía esta mañana a la pequeña para llevarla al colegio, mientras el padre de Raquel, muy afectado por la salud de su hija, le ayudaba a subirla al coche.
Este fin de semana su familia ha roto por primera vez su silencio. Su hermana Silvia le puso nombre a la dolencia que tantos trastornos está causando a Raquel, "tiene un trastorno bipolar con episodios psicóticos esporádicos". Según Silvia, Raquel sufre este problema psiquiátrico desde la muerte de Pedro Carrasco, algo que se ha agravado ahora por sus graves problemas económicos. La hermana de la peluquera justifica su ruptura de silencio, "si estoy aquí es por ella. Llegó a poner el venta el chalet, y todavía le queda pagar algunos locales de la peluquería." Estos problemas podrían haber sido la causa de que abandonara por su propia voluntad la clínica López Ibor. Esta suposición la corroboraba Tony Anikpe, "tiene problemas de pagos, y está muy sola".
A pesar del mal momento por el que atraviesan, la familia Mosquera está más unida que nunca, incluso con Tony. Silvia Mosquera asegura que "nosotros no tenemos problema en dejarlo entrar porque es el padre de mi sobrina… le he visto que le tenía cogida la mano. Nosotros no somos quiénes para decir quién puede entrar y quién no". Una intención que queda patente en la actitud de Tony, que se ocupa de la niña en el difícil momento que vive Raquel.