Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Hay gente que dice muchas tonterías"

Tras la vuelta a la pequeña pantalla de María Teresa Campos, han sido muchos los medios que han polemizado con su reaparición por lo que la presentadora quiere responder: "hay gente que dice tantas tonterías que a veces es mejor callarse".
Su vuelta a la televisión al frente de la ha sido muy polémica y comentada en distintos medios de comunicación. Por ello, la presentadora quería responder a aquellos que le han criticado, no sin perder su carácter e ironía. 'Mirada Crítica'
Sus palabras:
"Yo nunca me he callado"
"¿Cuánta gente crees que podría levantar la mano a la que le haya podido dar yo trabajo?"
Nuestro reportero es uno de ellos. Con 18 años comenzaba a trabajar junto a María Teresa Campos, "he tenido la suerte de trabajar contigo", aseguraba emocionado Diego.
Su lado más humano
El reportero preguntaba a María Teresa si sirve de algo intentar superarse cada día a lo que la presentadora respondía que "las personas que intentan ser cada día mejores personas, son más vulnerables que el resto".
"El ser humano, su fuerza, no está en parecer un trozo de piedra o un mueble, y saber decir "vuelvo a empezar, no pasa nada". la grandeza está en saber expresar tus sentimientos
El día a día en 'La Mirada crítica'
Comenzamos el día a las 5:30 de la mañana. Lo primero que hay que hacer "contrastar lo que hemos decidido el día anterior, pasar la entrevista, me quedo con la documentación..." y así se acuerdan los temas de debate y se cierran las entrevistas.
Cuando tan sólo queda una hora y cinco minutos para dar comienzo al programa, la presentadora corre hacia el camerino. Tras su desayuno: una barrita con aceite y un descafeinado con leche, ya está lista para enfrentarse en el plató.
Sólo cuando se apagan las luces y las cámaras dejan de grabar llega el tan esperado momento en que puede relajarse no sin antes preparar el siguiente programa.