Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Tuvimos que hacer lista de espera"

Convertirse las dos y de una forma legal y definitiva en madres de sus tres hijos biológicos era el sueño de Marisol y María. El 30 de junio de 2005, el sueño comenzaba a tomar forma.
Para ellas fue una gran noticia y a día de hoy Marisol recuerda ya como un mal recuerdo lejano aquellos miedos e inseguridades que tenían. "Tenía pánico por lo que pudiera pasarme a mi o a María ya que las dos no éramos legalmente madres de nuestros niños. Digamos que Jordi me pertenecía a mi y las gemelas a mi esposa."
Al salir la ley iniciaron el papeleo y se convirtieron en pioneras, "nos convertimos en la primera pareja de lesbianas en adoptar en Cataluña". Un mes antes de su boda dejaron atado el cabo que más les preocupaba, el 21 de julio se conviriteron en madres de sus hijos, Marisol recuerda que hasta que llegó ese día "habíamos pasado 7 u 8 juicios para que los niños fueran de las dos".
Casarse era algo secundario, lo prioritario eran los niños, conseguir una seguridad para ellos. Nunca se han escondido, "siempre hemos llevado nuestra relación lo más visible posible, como una pareja normal" y como no podía ser de otra manera, el día de su boda fue un gran día y lo recuerdan con cariño, "parecía que nos casábamos todos", nos dice Marisol. La ceremonia tuvo lugar el 23 de agosto de 2005 y la celebración fue al aire libre. Además de su boda, aprovecharon el día para celebrar la resolución de la adopción de sus hijos.
"Fue una gran fiesta. Alquilamos un catering al que como máximo podían asistir 200 personas". Sin embargo, la expectación fue increíble y Marisol recuerda como "tuvimos que hacer una larga lista de espera por si alguien fallaba que pudiera ir otro. ¡Todo el mundo quería venir".
Nadie se quería perder el enlace. Pero lo que no esperaban era que hasta el mismísimo Zapatero estuviera presente a través de una hermosa carta que escribió a la pareja. Ese fue para ellas "el momento más emocionante. Zapatero nos daba la enhorabuena. Fuen el regalo más bonito, todo el mundo se emocionó".