Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hijos, una difícil decisión

Tener hijos es una decisión difícil de tomar. El dinero, la libertad, la situación familiar, la vivienda… existen muchos factores personales y de la sociedad actual que condicionan el deseo de tener descendencia. Pero, ¿qué influye a la hora de tomar esta decisión?
Cada vez son más los solteros que deciden no tener hijos y las parejas que no encuentran el momento, o las ganas, de procrear como es el caso de nuestras parejas. Sonia y Miguel, por su juventud, Roberto y Marina, por el dinero y Paca y Natalio, por la edad.
 
Todos son motivos y, a veces, excusas por parte de uno de los miembros de la pareja ya que estar de acuerdo es una de las partes más difíciles. En el caso de Sonia y Miguel es ella la que incluso sufre embarazos psicológicos ante la inmadurez de Miguel. Por su parte, Roberto no se muestra dispuesto a tener hijos ya que, a pesar de las subvenciones, no quiere afrontar económicamente la descendencia. Paca y Natalio, encuentran el obstáculo en su edad…
 
Éste es un reflejo de la sociedad actual. Con modelos de familia cada vez más cambiantes, son muchas las mujeres que han encontrado la libertad y, el hecho de tener hijos, puede suponer establecer límites a su carrera profesional o su libertad como así lo constata el psicólogo Alberto Lee.
 
Tópicos como "tener un hijo es el sueño de toda mujer" han quedado obsoletos. Las cada vez más apetecibles oportunidades profesionales, han otorgado a la mujer según este psicólogo, la seguridad y la libertad para tomar decisiones.
 
"Piensan que la maternidad atentará contra sus deseos de superación" según los consejeros matrimoniales . En este modo de pensar, podemos enmarcar a Sonia, una ejecutiva agresiva que aún no se plantea en serio la maternidad, pero está segura de que algún día querría tener hijos.
 
La economía, cada vez más inestable también se convierte en un límite. Roberto, lo tiene claro, si tienen hijos no podrán mantenerlos y por ello huye cada vez que su mujer sufre su instinto maternal. Pero Marina desea tener hijos y acusa el fenómeno del nido vacío, tiempo durante el que la pareja no opta por tener descendencia.
 
El caso de Paca y Natalio es distinto. Su pésima convivencia a lo largo de los años les impidió tomar la decisión. Ahora, tras cuarenta años de enlace, Paca vive el despertar de su instinto maternal y, la biología, se convierte en el inevitable obstáculo para tener hijos.
 
La biología, economía, trabajo... ¿Motivos o excusas para postergar esta difícil decisión?