Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuestros jóvenes de 'Los Serrano' se hacen mayores

Mientras que Curro siempre ha sido el más inteligente y el mejor hijo de los tres, en palabras de Diego, Guille siempre se ha visto caracterizado por ser un gamberro difícil de llevar y más cuando, imitando a marcos, se enamoraba de la hija pequeña de Lucía. El mediano de la casa siempre se vio muy atraído por la chica y no paró hasta demostrarle que era lo suficientemente maduro para tener una relación. De hecho, y durante un espacio de tiempo considerable, los hermanastros vivieron un romance, que no funcionó debido a las eternas dudas de Guille acerca de la elación, ya que no confiaba en ella y se creía poca cosa para la pequeña de las Capdevilla.1
Y es que Teté siempre ha causado estragos entre los chicos más mayores del colegio. El caso de Humberto es una prueba evidente de su predilección por chicos maduros, muy alejados del prototipo de Guille, un chico rebelde que hace múltiples de travesuras en el colegio. Ante eso, Guille sufría ya que se veía enfrentado entre su parte más 'gansa' y su faceta romántica, con episodios tan románticos como pintar las paredes del colegio con el nombre de Teté y una corazón enorme.
Testigo del romance y apoyo incondicional de su hermano, Curro siempre ha tenido un papel de consejero para su hermano e, incluso, para su padre. El pequeño serrano, ejemplo en todo, se ha echo todo un adolescente y, pese a la época difícil que vivió con la muerte de Lucía, el chico siempre ha mostrado su cara más cariñosa y comprensiva a toda la familia. 2Todo un paño de lágrimas que aporta la parte de cordura en una familia cuanto menos particular.
Risas, llantos, buenos y malos momentos, todo ésto y más lo hemos compartido con ellos. En siete temporadas, han crecido junto a nosotros y se han convertido en inseparables e imprescindibles protagonistas en la serie.