Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mano de la discordia

En el capítulo del lunes, Richard verá como la policía llega a su casa con la intención de llevarse a Lolo con los servicios sociales. No te lo pierdas.
Gracias a una buena improvisación, Adriana no se extraña demasiado de la presencia de Diego en su casa. Pero Benito insta a su nuevo amigo a que dé un paso más y se lance a la conquista. Dispuesto a ello, Diego le hace un regalo a su mensajera, aunque no es demasiado acorde con sus gustos. 
Tras el traspiés con el presente, Diego se da cuenta de que apenas conoce a su amada y por lo tanto se tiene que centrar en . Por supuesto, el no puede destaparse frente a Adriana por lo que recurre nuevamente a su leal Benito para que le ayude en esta nueva tarea. descubrir todo sobre ella
Por su parte, Roberto sale de Bulevar 21 decepcionado y temiendo que jamás volverá a ejercer de periodista. Sin embargo, las cosas están a punto de cambiar. El periodista recibe una importante oferta de la revista Rambla una de las mayores rivales de Bulevar. La publicación le pide que se incorpore con inmediatez a sus oficias de Barcelona, pero a pesar de lo tentador de la oferta, Roberto no está seguro de abandonar Madrid. 
La noticia de que Roberto se vaya lejos, altera a Be pero la joven sabe que es una gran oportunidad para él y es hora de . Sin embargo, la aparición es escena de Daniel Echegaray hará que el periodista se replantee su futuro. dejarle marchar
Mientras Richard no puede creerse que Lolo haya arrancado la mano a la Cibeles. Cree que deben deshacerse de las pruebas inmediatamente para que nadie les pueda relacionar con el incidente pero no va a ser fácil. La policía aparece en casa y les comunica: todo se quedará en una multa siempre que algún familiar se responsabilice del crío. Richard se lava las manos ante la mirada de sorpresa e incredulidad de Echegaray junior que trata de hacerle ver que es su hijo y no puede dejarle tirado. Sin embargo, en el último momento, el creativo se arrepiente y confiesa que. él es el padre del Lolo