Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Seré su mujer hasta la muerte"

Carla Bruni concede su primera entrevista desde que contrajera matrimonio con Nicolás Sarkozy. La cantante asegura a 'L'Express' que esta relación es para siempre y manda un mensaje de tranquilidad a los franceses.
Modelo, cantante y ahora 'mujer del presidente'. Carla Bruni ha asegurado a una revista gala que "seré primera dama mientras él gobierne". Parece que la flamante esposa del presidente de la República Francesa está encantada con su nuevo papel y se va a entregrar a él de lleno.
El pasado de la top-model siempre ha estado salpicado por la polémica. Por eso se ha propuesto limpiar su imagen. La italiana ha querido tranquilizar al pueblo galo: "tengo 40 años, soy normal, seria, consciente y sencilla". Sin embargo su fama de 'femme fatal' y 'robamaridos' le ha perseguido siempre. Una imagen que no parecía molestarle hasta ahora, incluso solía alimentar con sus declaraciones y sus reprotajes provocadores.2
Su currículum sentimental es de lo más extenso. Entre sus ex no faltan los nombres famosos como Mick Jagger, Eric Clapton y hasta un antiguo rival político de su actual pareja. Sin embargo, la modelo afirma que en esta ocasión es diferente: "no tuve ninguna duda, quise casarme con él enseguida. Siento que no puede ocurrirme nada nada malo cuando estoy con él".
Estas palabras nos hacen preguntarnos ¿qué tiene Nicolás Sarkozy que no tuvieran otros de sus amantes? Un encanto oculto que le lleva a prununciar frases de telenovela como "seré su mujer hasta la muerte".1
Lo que no puede negarse es que Carla Bruni no le ha ido nada mal desde que comenzara su relación con el presidente francés hace algo más de tres meses. La modelo ha aprovechando el momento volviendo a la publicidad con un caché que para sí querrían más de una maniquí de su época.