Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El negocio de los milagros'

El empleado de mantenimiento, los miembros de una organización en pro de los animales y la antigua asistente de un científico son los principales sospechosos de la muerte de un científico que buscaba una cura contra el cáncer. Las pruebas apuntan al empleado de mantenimiento pero, para Crews, nada es lo que parece.
Un científico obsesionado con su investigación contra el cáncer aparece completamente congelado. El doctor trabajaba durante horas y apenas dormía por lo que respiraba oxígeno desde los tanques para aguantar más.  Alguien cambió los tanques y los sustituyó por nitrógeno líquido a 200 grados bajo cero por lo que murió en el acto.
El laboratorio apareció destrozado y el lema de una organización defensora de los animales pintado con sangre en los cristales. Por ello, el personal de mantenimiento, últimos en entrar al laboratorio, la asistente del científico, a quien este había robado trabajo, y los miembros de esta organización, son los principales sospechosos.
Sin embargo, las pesquisas pronto llevan a Crews y su compañera hasta la antigua ayudante del científico que ahora es parte de la organización en pro de los animales, sin embargo ella alega que tan sólo mantenía relaciones con él y que en su organización“educamos a las personas, no las matamos”, explicaba.
Por su parte, Bustamante, el encargado de mantenimiento, también tenía suficientes razones para acabar con la vida del científico ya que este, además de ser un auténtico genio en la investigación contra el cáncer, también era una persona cruel que no sabía como tratar a las personas de su entorno.
Las pistas continuaban apuntando hacia Bustamante y este terminaría confesando el asesinato. Sin embargo, no todo es lo que parece y Bustamante se autoinculpó para que no cerraran el centro de investigación. Su objetivo: que a cambio de atribuirse la autoría del asesinato, la ayudante del científico le facilitara unas píldoras para curar el cáncer de su hijo.
Sin embargo, para Crews nada es lo que parece y el detective pronto descubrirá que el empleado sólo es una coartada para la asistente del científico, verdadera autora del asesinato cuyo móvil era acabar con su jefe para atribuirse los méritos del proyecto.