Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El orgasmo femenino

El orgasmo femeninotelecinco.es
El orgasmo es algo subjetivo, un placer que nos invade después de un proceso de excitación, y cada persona lo puede describir muy distintamente. Esa excitación puede ser genital o no, incluso hay mujeres que pueden llegar al orgasmo con el mero hecho de pensarlo sin ningún tipo de estímulo. A continuación hemos recogido algunas de las definiciones que se han hecho del clímax, el culmen de la relación sexual:
Masters y Johnson
Lo que si es sabido es que la mujer alcanza el orgasmo mucho más rápido si se le acaricia directamente la zona del clítoris mientras que por vía vaginal se produce una estimulación indirecta del clítoris y una mayor lentitud en el camino al clímax.
Alfred C. Kinsey investigador y sociólogo, describió el orgasmo en su libro 'Comportamiento sexual en la mujer' (1953) como la "descarga expulsiva de tensiones neuromusculares en el apogeo de la respuesta sexual". Estas definiciones son bastante técnicas y áridas para la gran mayoría, probablemente lo mejor es sentirlo en nuestro cuerpo y disfrutarlo a solas o en compañía.
En los foros también hemos encontrado definiciones para ilustrar esta noticia, la gente compara la experiencia de tener orgasmos como "un viaje espacial en el que no sabes en que planeta aterrizarás ni a que marciano te encontrarás a tu lado cuando aterrices". Otro internauta lo explica por etapas de la vida: "lo que se descubre a los 13, se prueba (con gente) a los 16, se desea a diario hasta los 30, se paga a hasta los 40, se consigue con viagra hasta los 50 y se anhela a los 60". (www.elpolvorin.com).
Pero además de darnos placer, es bueno para la salud; existen numerosos investigaciones para demostrar la acción beneficiosa del orgasmo en nuestro cuerpo. Desde Hipócrates hasta Freud, los médicos utilizaban la técnica 'masaje médico' que consistía en provocar orgasmos en mujeres para tratar la histeria, incluso a finales del siglo XIX se llegó a inventar un vibrador para mejorar la técnica.
Durante la relación sexual aumenta el nivel de oxitocina y de DHEA (dehidroepiandrosterona), hormonas que contribuyen a eliminar componentes cancerígenos de las mamas lo que reduce el riesgo de padecer cáncer en un futuro. También se ha comprobado que el orgasmo ayuda a dormir, la oxitocina y las endorfinas son las encargadas de provocar un efecto sedante y relajante en el organismo, asimismo esta hormona reduce el estrés.
¿Orgasmo vaginal o clitoridiano?
Esta es una de las preguntas más frecuentes que se hacen las mujeres cuando tienen uno: "¿qué tipo de orgasmo tengo?, ¿el orgasmo es más intenso si me estimulo o me estimulan la vagina o el clítoris?" y sobre todo y lo que más preocupa es tener un orgasmo durante el coito. Desde aquí queremos decir que solo existe un tipo de orgasmo; lo que cambia es la manera de alcanzar ese orgasmo ya que puede ser por estimulación del clítoris, en la penetración, por ambas o por otro medio.1
Esta idea de que la mujer tiene diferentes orgasmos se lo debemos al creador del psicoanálisis Sigmund Freud. Él defendió la teoría de que el orgasmo clitoridiano era una manifestación infantil, mientras que una mujer sexualmente madura lo alcanza por vía vaginal.
Pero tuvieron que ser Masters y Johnson años más tarde los que tiraron por tierra la teoría de Freud, los dos investigadores después de estudiar más de 14.000 coitos explicaron que hay un solo tipo de orgasmo.
La idea de la existencia de dos orgasmos ha hecho que el sexo femenino se obsesione con poder gozar de los dos y la consiguiente frustración en muchos casos por no lograrlo. Se puede obtener placer de muchas maneras durante la relación sexual y no hay que buscar el clímax únicamente en la penetración. Existen estudios que afiman que estimular otras zonas del cuerpo como el recto, además del clítoris y la vagina "puede aumentar la calidad -la complejidad, la intensidad y, en consecuencia, el placer- del orgasmo" como se indica en el libro 'La ciencia del orgasmo' (ed. Paidós).  
Conclusión: El orgasmo en la mujer es siempre el mismo, tanto si lo alcanza a través de la estimulación del clítoris, por la penetración, por ambas, o con fantasías sexuales, lo que varía es cómo se obtiene.