Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El oscuro secreto de Arturo

Aparentemente honesto y sincero con su familia, Arturo Mendoza ha engañado durante los últimos 28 años a las dos personas más importantes de su vida. Por miedo o por amor, el padre de Rebeca ha sido incapaz de confesar a su familia que su única hija es adoptada.
Nada es lo que parece. La familia feliz que encarnan los Mendoza podría desmoronarse si alguien descubriera el terrible secreto que esconde el nacimiento de Rebeca, la única hija de Arturo y Lourdes.
El mundo de Rebeca gira en torno a una mentira de la que ella no es la única víctima. Su madre y ella desconocen el secreto que desde hace más de 28 años guardan con celo Arturo y Elías, el tío de Rebeca, quien además atendió el parto.
Ese mismo día se convirtieron en complices y convirtieron a una pequeña en hija legítima del matrimonio Mendoza Idiazábal. Al margen de la ley, amparados por la intimidad de una clínica familiar, Arturo y Elías transformaron a la hija de una desconocida en la primogénita de los Mendoza. Todo ello, a espaldas de Lourdes, que 28 años después está convencida de que Rebeca es la niña a la que dio a luz en la clínica de su hermano.
Nada de lo que ocurrió entre los muros de aquel quirófano ha trascendido. Nadie, salvo ellos y Rocío García conocen la verdadera historia de Rebeca, una historia que va paralela, aunque lejana a la de Sara Martínez, su hermana gemela.  
El amor hacía Lourdes, la complicidad entre madre e hija, la felicidad de su familia y, sobre todo, el paso del tiempo, convirtieron en misión imposible revelar un secreto cuyo peso lleva a sus espaldas. Nadie saldría favorecido al reconocer que el día del nacimiento de Rebeca, ellos habían puesto a otra pequeña en lugar de su hija.
Rocío García, un personaje clave
"Tu madre es Rocío García"
"No. Mi madre se llama Lourdes". Así de segura se mostraba Rebeca el día que conoció a Sara cuando ésta le reveló que ella era adoptada. Sin embargo, la inocencia de Rebeca no la hizo sospechar.
Ese día fue el primero que Rebeca escuchó su nombre, aunque muy probablemente no será la única. Rocío García tiene la clave de su historia. Ella es la única que podría poner fin a la paz en la que viven Rebeca y su madre y alterar la vida en casa de los Mendoza y, por supuesto también, la vida de Sara.