Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Ángel está muerto

Después de muchos esfuerzos, Be y Ángel descubre la historia que rodea su adopción. SIn embargo, las noticias no serán como ellos esperaban: el padre de Ángel está muerto. Por su parte, Adriana descubre el sabotaje de Diego y decide vengarse.
Be y su hermano no escatiman esfuerzos para que Ángel recupere su pasado y encuentre sus raíces. Be lo intenta de manera legal pero viendo que no consiguen nada, deciden colarse en la casa del abogado que tiene la clave del caso. Afortunadamente, consiguen lo que buscan y descubren que el padre de Ángel está muerto y que era el chofer de la familia Echegaray.
Siguiendo con su investigación, los dos hermanos siguen indagando en la historia que hubo entre su madre y Félix y terminan de completar la historia: Alicia y él se enamoraron contra la voluntad de su familia y escaparon juntos. Sin embargo, los Echegaray no estaban dispuestos a permitir que su hija mantuviera una relación con simple chófer y los buscaron hasta que dieron con ellos. 
Después de encontrarlos, los padre de Alicia laconvencieron para que volviera a casa pero ahí no terminaban sus problemas. Alicia estaba embarazada así que tuvieron que tomar una decisión drástica: los Echegaray dieron al niño en adopción y Alicia nunca más volvió a ver al chofer.
Al conocer la historia de su madre, a Be se le ocurre una idea para conseguir que Alicia se ablande y le cuente su pasado.  
Por su parte,  que hagan la campaña publicitaria para poder pagar los gastos que ha generado la inundación de su piso ya que el agua se filtró en el piso de abajo y la mensajera tiene que hacer frente a una importante reforma. Adriana tiene que suplicar a Diego
Regodeándose en la situación, Diego se hace de rogar aunque finalmente accede, simulando que le cuesta mucho, cuando en realidad está encantado de que Adriana lo necesite. Sin embargo, la alegría no le durará mucho. Como siempre Olarte mete la pata cuando empieza a buscar unos guantes que Adriana encuentra en su casa.
Inmediatamente, la mensajera se da cuenta del sabotaje del que ha sido víctima y decide vengarse. Diego se va a enterar.
Entretanto, Diego y Adri no es la única pareja en crisis en la revista. Isabel y Mario tienen una amarga discusión ya que ella ha decidido no apoyarle en su proyecto por  lo que su marido le echa en cara que no le ayude a conseguir sus sueños. Isabel, tras escuchar los sabios consejos de Chali, decide echar una mano a su marido, pero llega demasiado tarde: Mario se ha quedado ya sin socio.
Por último, César vuelve por sus fueros y decide disfrutar de la vida sin complicaciones ni ataduras. Para ello, Noelia y él quedan para verse.