Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pasado de Ángel

A pesar de la nueva versión de Ángel, Be y César seguirán investigando su pasado hasta encontrar la verdad. Mientras, Adriana comenzará a sentir unos celos enfermizos hacia Katia, la nueva auditora.
Para evitar que Katia descubra el desfalco, a Diego no se le ocurre otra cosa que besar a la auditora ante una atónita Adri. Sin embargo, las cosas no saldrán como esperaba el jefe de personal porque cuando parece que todo está controlado, la propia mensajera proporcionará a Katia un backup del programa de las nóminas.
Mientras, Alicia le ha propuesto a Ángel un trato: retirará la denuncia si él, a cambio, le cuenta a Be una historia falsa sobre su pasado. Ángel acepta el trato, pero a Be no le termina de cuadrar su versión.
Por su parte, Richard celebra la cena con Marcos a hurtadillas de Reme y Lolo, haciendo pasar a Puri por Reme. Puri finge hablar un dialecto pseudoalemán y Richard hace la traducción. Sin embargo, la jugada no le saldrá tan bien como el creativo esperaba porque Reme y Lolo se presentarán en el loft antes de lo previsto, pillándoles con las manos en la masa.
Entretanto, después de se plantada en el altar, Noelia empieza a beber. La joven se siente una fracasada pensando que un mindundi como Benito ha triunfado en la reunión por encima de ella. Sobrepasada por los acontecimientos, Noe termina estando tan borracha que es incapaz de decirle a Benito dónde vive, así que éste la lleva a casa de Adri.
Mientras, Be y César siguen indagando en la historia de Ángel y descubren algo que les deja atónitos. La pareja encuentran una foto de Ángel de bebé en el despacho del BCA. Aunque no paran de pelear mientras siguen la pista, César consigue escanear la foto y así averiguan la clínica donde nació el hijo secreto de Alicia.
Por su parte, Diego no tiene salida ante el chantaje de Katia: o accede a pasar una noche de pasión con ella o ella destapará su chanchullo con las nóminas. La aparición de Katia hacen aflorar los celos en Adriana, que cada vez los disimula peor.
Mientras, Reme no quiere ni oír hablar de vivir en el loft después de descubrir que Richard se avergüenza de ella. Lolo perdona a su padre e intenta convencer a su madre de que se queden.
Por último, Noelia se quiere morir cuando, tras una borrachera depresiva, se despierta al lado del pringadete oficial de la oficina. Benito está molesto porque ni siquiera dejó una nota.