Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El plan de fuga de Adri

Adriana está empeñada en sacar a su padre de la cárcel a toda costa y, ya que es imposible por la vía legal -dado que el jucio no se celebrará hasta dentro de dos años-, pretende ayudarle a fugarse. Claudio se muestra reticente, pero ella no cejará en su empeño.
Adriana miente a Claudio y le promete que se olvidará de organizar una fuga para sacarlo de la cárcel, pero Adri no deja de darle vueltas al asunto y, a espaldas de su padre, le cocina un pastel con setas venenosas. Su idea es provocarle tales trastornos que tengan que trasladarlo a un hospital. La duda de Adri es que no sabe si será peor el remedio que la enfermedad...
Animada por Be, Chali contacta con Gabriel Lucas, el técnico del Ayuntamiento encargado de tramitar las licencias de apertura; sin embargo, la peluquera trata al estricto funcionario con su habitual espontaneidad y fracasa en su intento para que agilice la licencia. La resolución del problema queda en manos de Ángel, que conoce a Gabriel Lucas y se lleva especialmente bien con él.
Nacho e Isabel se las prometen muy felices en su día de relax, pero muy pronto Paloma sabotea el encuentro. La niña llama por teléfono a su madre y se finge enferma. Isabel corrobora que su hija está bien, por lo que se resiste a volver a la ciudad; sin embargo, la insistencia de Paloma y el sentimiento de culpa de Isabel le hacen dejar a Nacho plantado en el hotel y volverse a casa. Nacho se queda desolado.
Julia del Moral aparece en la agencia DiRichi para pedirle disculpas a Richard. En recepción, Reme empatiza con Julia y se siente en la obligación de desvelarle la verdad sobre su mujeriego marido.