Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Su primera vez

Tras varios meses llevando su relación en secreto, Bea desvela en público su amor por Álvaro en un espectáculo de magia. Después de huir del espectáculo, Bea llega hasta casa de Álvaro y pasan su primera noche juntos.
Aunque en los últimos días, Bea duda de los sentimientos de Álvaro, la secretaria vive muy ilusionada la relación con su jefe. Él, que percibe la inquietud de la joven decide utilizar a Santi para embaucar a su amada pidiéndole que la invite a un espectáculo de magia sin contarle que con quien va a pasar la velada es con él.
Cuando Santi se levanta y aparece Álvaro, Bea se deja llevar y disfruta del momento. Sin embargo, su gran momento se verá truncado por Cayetana, Richard y Bárbara, que han conseguido entradas para esa misma noche. Los tres amigos deciden que es una buena oportunidad para humillar y ridiculizar a la pobre Bea y se presentan en el local con sus aviesas intenciones.
Durante el espectáculo, el mago Magustín decide subir a Bea al escenario con la excusa de utilizarla de ayudante. Sin embargo, la verdadera intención del prestidigitador es hipnotizarla.  El truco surtirá efecto y Bea grita a los cuatro vientos su amor por Álvaro. Los tres amigos no dan crédito a las palabras de la secretaria, que cuando despierta se da cuenta de lo embarazoso de la situación y abandona el local entre las crueles risas de Bárbara, Cayetana y Richard.
Tras el incidente, Álvaro se queda muy preocupado y trata de localizarla de todas las maneras posibles. Sin éxito, cuando está a punto de llamar a la policía, Bea aparece en su casa. Al verla allí, su enamorado se derrite y la pareja se funde en un intenso abrazo que es el preludio de la primera noche de pasión de la pareja. ¡Ya era hora!.