Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todo está a punto de irse al traste por Pepe Lee

Es un amigo, pero Pepe Lee, ahora que está despechado, aprovecha para hacerse el digno y le exige a Sara que diga la verdad. Ella no es la relación que Rafa cree tener. A punto está de irse de la lengua, pero un buen amigo, Genaro, le recomienda que se relaje. Al final, las aguas vuelven a su cauce, Pepe Lee se presenta de nuevo en la constructora.
Decidido a alejarse de Sara, Pepe Lee se plantea recriminar a su amiga por su egoísmo y la falsa relación sentimental que mantiene con Rafa.
Tras hablar con su amigo Genaro, Pepe Lee recapacita y decide estar al lado de Sara.
Sin embargo, las cosas no dejan de ponerse tensas. A Sara se le ha ocurrido una idea, citar a Rafa con sus padres para que intenten limar asperezas.
El desayuno se presenta como una sorpresa y Rafa acude a casa de sus padres engañado por Sara, que está ahí con ellos cuando éste aparece. La sorpresa para el novio es mayúscula y el asunto se pone feo.
En al constructora, mientras tanto, las cosas van de mal en peor. Rebeca ha recibido una demanda de 15.000 euros interpuesta por Odón Ruiz, el conductor que la atropelló, Pedro se presenta en casa de Ruiz y le amenaza con agredirle físicamente si no la retira.