Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La solución, el abandono

Tras más de 40 años de matrimonio la relación, en muchas ocasiones, se hace insostenible. Uno de los dos decide abandonar ya sea saliendo de noche y por la puerta de atrás o a plena luz del día. Paca leerá una triste carta de despedida de Natalio y Cesáreo verá cómo Brígida hace las maletas pero ¿será definitiva la ruptura?
Puede que los tíos de Paco estén viviendo sus últimos días en la portería. Los recuerdos de juventud han causado la última discusión entre Brígida y Cesáreo quien parece no recordar por qué escribía poemas de amor a su mujer.
Brígida no soporta la frialdad de su marido. Cada día intenta acercarse a él y recordar los buenos momentos pero Cesáreo prefiere tomar la vida como si se tratara de una broma y a su mujer como una actriz secundaria. Como no podía ser de otro modo, ella estalla y hace las maletas. "Me vuelvo al pueblo, pero sola", una amenaza que no sólo afecta a Cesáreo sino también al sobrino de ambos quien tendrá que soportar a su tío cada día en la portería.
Pero Brígida tiene un as escondido en la manga aún. Hace las maletas pero no con sus cosas sino con las de Cesáreo, así intentará obligar a su marido a volver al pueblo y ella gozar en solitario de la gran ciudad.
Natalio, abandono aparente
Cierta mañana, el armario está vacío, la colección de insectos del científico frustrado ha desaparecido, Natalio no está en la casa... Paca busca desesperadamente a su marido y no cree a Desislava cuando ésta le asegura que su marido no volverá, "señora, le ha abandonado". Sólo entonces Paca llora y se lamenta.
La que parecía la mujer de hielo, quien creíamos deseaba la muerte de su marido, implora que éste vuelva a su casa "¡Claro que le quiero, si él muere yo voy detrás". Lo que Paca no sabe es que Natalio no se ha ido, es tan sólo una broma para comprobar la reacción de la mujer si su marido le abandonara.
Pero ¿qué conseguirá Natalio? ¿Una segunda luna de miel con Paca o que la temperatura aumente en el infierno de la convivencia?