Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El verdadero amor de Fonsi Nieto

Ya no son dos, sino tres, las mujeres implicadas en los juegos amorosos de Fonsi. La tercera en discordia, con la que supuestamente el piloto mantiene un verdadero noviazgo, se llama Cristina Tosio. Los colaboradores de 'Está Pasando' han querido arrojar luz sobre el asunto y han concluido que tanto misterio sólo responde a un motivo: el motorista intenta que nadie sepa con quién sale, requisito necesario para que su divorcio con Ariadne Artiles sea amistoso.
Los enigmas sobre la ajetreada vida amorosa del piloto parecen resolverse definitivamente. Hace unos días aparecieron en una conocida publicación unas fotografías que mostraban un romántico paseo del joven acompañado por la modelo Almudena Fernández por las calles de Nueva York. Entonces saltaron las alarmas y muchos periodistas creían haber descubierto la identidad de la sustituda de Ariadne Artiles. Pero estaban equivocados, ya que ahora aparece una tecera y última protagonista (por el momento) que desmiente esa posible relación. La joven se llama Cristina Tosio y, como las otras chicas de Fonsi, también es una conocida modelo. Por si fuera poco, también comparte con la todavía mujer del piloto su lugar de residencia: Nueva York, ciudad de la moda y que se ha puesto de moda para el famoso.
Por tanto, el papel de Almudena Fernández en todo este embrollo podría ser únicamente una 'tapadera'. Al parecer, la prefabricada pareja sólo tenía un objetivo: despistar a la prensa y evitar así que se supiera la identidad de la verdadera novia del motorista. El romántico paseo que los dos daban por las calles de la Gran Manzana y que fue fotografiado y publicado ocultaría el propósito por el que Fonsi viajó hasta esa ciudad la semana pasada, verse con Cristina.
El matrimonio entre el piloto y la modelo canaria habría llegado a su fin definitivo y no se trataría únicamente de la "interrupcion temporal" que ambos intentaban hacer creer en el comunicado que enviaron a los medios de comunicación. Efectivamente, el periodista Antonio Rossi habla de divorcio y no de distanciamiento temporal. Según él, "ya están en marcha los preparativos para la separación oficial y el posterior divorcio". De Cristina Tosio ha querido aclarar que es "la mujer por la que Fonsi realmente está interesado". Y Almudena Fernández tampoco ha escapado a sus ansias de aclarar esta historia y de su función ha apuntado que la modelo "no dejado de ser lo que vulgarmente se llama una tapadera. La ha utilizado para despistar y para poder y para mantener una relación más tranquila con Cristina".
Y es que Rossi ha afirmado que, en una de las últimas conversaciones que Ariadne mantuvo con Nieto, "le pidió por favor, le advirtió de que, como saliera alguna publicación o alguna foto de él con otra chica, que se preparara. Porque estaría dispuesta a sacar todo lo posible a la hora del divorcio." En las explicaciones que el colaborador ha dado en plató ha dejado claro que Ariadne "no está dispuesta, después de tanto tiempo, a quedar mal delante de todos. Ella dice que ha estado callada durante muchísimo tiempo, diciendo que la relación iba bien, no diciendo la verdad y dice que ahora no está dispuesta a quedar mal delante de toda la prensa".
Ante las preguntas formuladas por los presentadores en torno al papel de Fernández, el periodista ha subrayado ella sabía de antemano cuál iba a ser su función. Además, ha puntualizado que "Almudena es amiga del matrimonio y amiga de Fonsi de toda la vida". Un motivo suficientemente sólido para que la conocida modelo accediera a fingir ser novia del motorista y así poder ayudarle a seguir con su furtivo romance. Las elaboradas estrategias del joven han surtido efecto e, incluso, han conseguido despistar a los amigos del matrimonio. Unas artimañanas a las que, en palabras de Rossi, habría tenido que recurrir Fonsi para contentar a Ariadne y no buscarse problemas en el tortuoso proceso que casi siempre supone un divorcio.