Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vida sin Lucía

Diego (Antonio Resines) y Lucía (Belén Rueda) disfrutaban de una etapa de armonía conyugal plena, agitada de vez en cuando por preocupaciones económicas (la pérdida de la taberna) o crisis familiares (como cuando Marcos y Eva les convirtieron en abuelos con el nacimiento de su hija Chloé). La felicidad de la pareja se truncó con el accidente mortal de Lucía.
El el capítulo titulado 'El rastrillo Zen' vimos como, incapaz de enfrentarse a una nueva vida sin su mujer, Diego decide pasar una temporada en el pueblo con sus hijos en casa de la tía Enriqueta. Al ver que su padre no tiene la intención de regresar a Santa Justa, sus hijos piden ayuda a Santiago para que venga a buscarles. Poco después, el mayor de los Serrano, Fiti y Fernando llegan al municipio, donde logran convencer a Diego para que vuelva a la ciudad. Conscientes de las grandes dificultades del viudo para rehacer su vida, su hermano y amigos deciden ayudarle a superar su dolor. 1
Lucía siempre destacó como una mujer inteligente, amable, sensata. Siempre fue el contrapunto ideal de la familia Serrano y, con el tiempo, se convirtió en una segunda madre para los Marcos, Guille y Curro.
También para ellos ha sido una terrible perdida, pero sin duda han sido las hijas de Lucía,Teté y Eva, las que han recibo el golpe más duro. Así en el último capítulo, Teté lloraba amargamante la pérdida de su madre.
Durante la temporada que ahora comienza, todos van a tener que encontrar caminos para reencaminar sus vidas ahora que no está Lucía.  La disyuntiva de Diego entre dos nuevas mujeres, Ana y Celia puede ser un nuevo punto de partida.