Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marc Márquez quiere quitarse la espina clavada desde el año pasado en Phillip Island

MotoGPtelecinco.es

Marc Márquez casi no ha tenido tiempo de asimilar lo sucedido en Motegi. El circuito japonés albergó su coronación como campeón del mundo de MotoGP, el segundo cetro en dos años del catalán en la categoría reina. La competición no da tregua y sigue en Phillip Island, donde Marc, libre de tensión competitiva, buscará ahuyentar los malos recuerdos que le trae este trazado.

El flamante campeón del mundo tiene cuentas pendientes con Phillip Island. Fue la pasada temporada cuando, debido a las dudas generadas por los neumáticos Bridgestone, la organización decidía de manera sorpresiva cambiar la distancia de carrera del circuito australiano. Sería de 19 vueltas y los pilotos debían cambiar de moto, equipada con nuevas gomas, entre las vueltas 9 y 10. Debido a un error de entendimiento con su equipo, el piloto catalán entró una vuelta tarde en el pit lane y fue descalificado por Dirección de Carrera.
Así lo recuerda Marc, aún con mal sabor de boca: “Phillip Island fue una especie de pesadilla para mí el año pasado, así que tengo una cuenta pendiente. Me gusta el circuito, es muy divertido; esperemos que haga buen tiempo para que realmente podamos disfrutar del fin de semana". El campeón del mundo quiere revancha tras el mal sabor de boca de 2013
Al margen de esta cuestión personal, Márquez aún tiene por delante varios récords que puede batir y que ponen el picante a este final de temporada. Con 11 victorias esta temporada, de conseguir una más en los tres Grandes Premios restantes igualaría la marca de Mick Doohan (Honda, 1997) y Casey Stoner (Repsol Honda, 2011), ambos con 12 triunfos. También tiene a tiro el récord de puntos en una temporada, en manos de Jorge Lorenzo, que consiguió 383 puntos en 2010.