Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla, cuarto expulsado de '¡MQB!'

Belén Esteban, que ha hecho las paces con el jurado (al menos 'a priori') ha vuelto a ganarse el favor del público y se ha salvado en primera ronda junto con Edurne, lo que dejaba solos ante el peligro a El Sevilla, Carmen Lomana y Víctor Janeiro, recién llegado en helicóptero desde Jaén, donde esta misma tarde ha tenido que torear.
La suerte del diestro le ha acompañado hasta por la noche, cuando el jurado ha sabido apreciar sus dotes rítmicas en la última rumba de salón que ha interpretado. También ha influido su 'soltura' en la primera salsa ("hago como que llevo un pan bajo el brazo", ha confesado) y el pasodoble, donde sí ha sacado a pasear su ademán cañí.
Bromista hasta el final
El Sevilla, fiel a su vena humorística, se ha tapado el rostro al conocer el veredicto del público desde sus salones. Por unos segundos ha hecho como que se emocionaba con el adiós, lo que ha dejado en vilo a Pilar Rubio, que se ha acercado a ofrecerle su consuelo. El Sevilla, visiblemente más delgado que al principio del concurso, sonreía abiertamente entonces.
Muchos han comentado sus diferentes estilismos de la gala, en los que, efectivamente, las esculturas capilares se han llevado tres cuartas partes de la atención. Sin ir más lejos, una pluma verde al más puro estilo Sarah Jessica Parker, de 'Sexo en Nueva York', ornamentaba su coleta alta, cual tocado salsero.
Por si no fuera poco esfuerzo los tres bailes que el cantante ha tenido que interpretar a lo largo de la noche, el vocalista de los 'Mojinos' ha repetido el último cha-cha-cha, esta vez mucho mas distendido, disfrutando de sus minutos de despedida final y agarrando con mayor dulzura a su bailarina.