Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abarth: Make it your race

Se llama Abarth: Make it your race, y es el primer reality de televisión que gira en torno a aspirantes a piloto. Un programa que desde que se estrenó en la televisión italiana el año pasado se ha convertido en todo un éxito.

Este año, la convocatoria ha sido a nivel europeo, y nosotros estuvimos en el casting de la selección a nivel español. Además, nuestro piloto Marcos Martínez, fue uno de los miembros del jurado, y se pasó el día examinando a los participantes para más tarde elegir a los finalistas.

También estuvo dando su apoyo a todos los concursantes el director de la marca: Antoine Burguière, un amante de los coches, y de la marca del escorpión en particular, y que ha sido una pieza fundamental en el desarrollo de esta iniciativa.

Varios miles de aspirantes mandaron su inscripción para pasar a la final los que más importancia habían adquirido en las redes sociales. Y es que en este concurso, la capacidad para comunicar, saber estar delante de las cámaras, y simpatizar con el público es tan importante como ser rápido en la pista.

La prueba en circuito estuvo supervisada por el expiloto “Andy Soucek”, y se cronometraba un tramo cerrado del trazado del Jarama que se realizaba a los mandos de un potente Abarth 500. Más tarde, la siguiente prueba se realizó en una oficina del circuito, en la que los aspirantes deben demostrar sus dotes para desenvolverse dentro de un show televisado a nivel internacional.

De los 20 finalistas, al final solo se clasificaron dos participantes: Raúl Benítez Mejías, y Asier Mentxaka, que volarán hasta Italia para disputar una carrera de la Copa Abarth.

De esta manera, el fabricante italiano ha sido capaz de hacer realidad el sueño de dos fanáticos del motor y acercarles, de manera real, al mundo de la competición. ¡Ole por Abarth!