Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Abarth 500 en el campeonato de la marca

Es una de las copas monomarca más espectaculares y atractivas de todo el panorama automovilístico europeo. Se disputa a bordo de unos muy vitaminados Abarth 500 y el nivel de pilotaje es altísimo.

Este es un campeonato muy serio que se corre en circuitos como Monza, Spa-Francorchamps, A1 Ring o Nurburgring, y en la que se lucha por cada posición como si el campeonato estuviese en juego.

El principal atractivo es la máquina que vemos en acción, el Abarth 500, que ha sido evolucionado para convertirse en una bestia de las pistas.

Su potencia asciende hasta los 200 CV, tiene diferencial autoblocante, caja de cambios secuencial de 6 velocidades y su peso no supera los 1000 kilos. Esto, unido a unos frenos Brembo y a unas suspensiones de carreras, hacen del pequeño italiano todo un vehículo de competición.

El precio del coche ya preparado es de 34.000 euros, una cifra nada descabellada teniendo en cuenta sus prestaciones. Además, se puede compartir con otro piloto, ya que cada integrante del equipo puede disputar una de las dos pruebas previstas en cada circuito, de manera que los gastos se reducen a la mitad.

Esto es lo que ofrece Abarth para todos aquellos que quieran iniciarse en el mundo de la competición.