Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BMW Sauber, una carrera imparable

Compraron la estructura a Sauber y pusieron al frente a Mario Theissen, un ingeniero alemán que desde 1999 ocupa la dirección deportiva de la marca y que en tan sólo dos años ha conseguido una evolución muy positiva en la F1. De momento los BMW se han convertido en la tercera escudería por delante de equipos como Williams o Toyota y después de la descalificación de Mclaren, acabaron oficialmente segundos en el mundial de constructores del pasado año.
En la década de los 80, BMW suministró motores Turbo Brabham y 20 años después equiparon a Williams, marca con quien ganaron varios grandes premios y mas tarde llegó la hora de formar un equipo independiente.
En la transición de Sauber a BMW cambiaron muchas cosas. La sede continúa en Hinwill, Suiza, aunque todos los asuntos relacionados con el diseño se realizan en  la central de Munich. Y es que el gigante automovilístico quiere ganar el título cuanto antes.
Uno de los mayores activos de BMW es el túnel de viento que creó Sauber. Junto al de Ferrari y Mclaren, es uno de los más avanzados del mundo y en el se realizo una  la inversión monstruosa. este tunel es de los pocos que pueden estudiar monoplazas a escala 1/1 mientras que el resto de escuderías lo hacen con maquetas reducidas.
Junto a Mario Theissen, Willy Rampf es el responsable técnico del equipo. el alemán tiene mucha experiencia en Fórmula 1 y ha trabajado con pilotos como Heinz Harald Frentzen y Giani Morbidelli.
En 2007 los BMW fueron muy regulares luchando siempre por las primeras posiciones. El primer triunfo en la categoría llegó de la mano de Robert Kubica en Canada. Ahora lucharán por el título.