Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BMW Serie 640d Gran Coupe

Con este modelo, el fabricante bávaro pretende plantar cara a los ya conocidos mercedes CLS, A7 Sportback de Audi, y Porsche Panamera. Todo un reto.

Exteriormente hay que fijarse muy bien para distinguir a un Gran Coupe de un Serie 6 convencional, ya que la integración de las cuatro puertas en la silueta del GT alemán ha sido perfecta. Un trabajo que  no resulto una tarea sencilla, ya que se vieron obligados a montar una carrocería 10 centímetros más larga que la empleada en la versión de dos puertas. El resultado es un coche largo y ancho pero con una reducida altura y un aspecto dinámico, adjetivos siempre ligados a la Serie 6. Además, monta de serie faros con tecnología LED y llantas de 19 pulgadas.
 
En el interior del BMW encontramos una atmosfera de lujo donde el cuero y el aluminio cubre hasta el último rincón. El cuadro de mandos esta enfocado hacia el puesto de conducción y destaca la inmensa pantalla del navegador, una de las más grandes del mercado.

 Nuestra unidad creemos que resulta la compra más inteligente de cuantas se comercializan, y gran parte de la culpa la tiene el motor: un 3 litros diésel con doble turbo y una potencia de 313 caballos. Un propulsor que sorprende por su contundencia, pero sobretodo por un consumo de solo 5,5 litros a los cien. O lo que es lo mismo, podremos recorrer hasta 1.270 kilómetros sin repostar.

Además, es capaz de acelerar de 0 a 100 en 5,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 kilómetros por hora. Por último el precio: cuesta 89.500 euros extras aparte, un precio alto, pero: ¿quién dijo que la exquisitez era barata?