Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BMW X4: diseño y dinamismo

BMW lleva varios años apostando por los SUV de carácter deportivo y ahora, en 2014, continúa con la saga. Como lo demuestra el último modelo de la factoría alemana: el X4. Modelo que recurre a una imagen más agresiva que el X3 y que viene dispuesto a marcar el camino en este segmento.

El X4 conserva las líneas del X6, pero a una escala menor, de hecho, mide 30 centímetros menos de longitud. Pero eso sí, la estética es similar a la de su hermano mayor aunque se han actualizado tanto los grupos ópticos como la parrilla frontal.

Diseño y BMW siempre han ido de la mano, y este todocamino no iba a ser una excepción. En el X4 se puede contemplar lo mejor de un vehículo coupé, mezclado con el dinamismo al que ya nos tiene acostumbrados la marca alemana en sus modelos X.

Una vez dentro del coche, lo que más llama la atención es la posición de conducción, hasta 20 milímetros más baja que en el X3. Además, este modelo cuenta con espacio suficiente para cinco personas.

Otro de los puntos a tener cuenta es el magnífico chasis que incorpora, que unido a la tracción integral de serie, le proporciona una agilidad asombrosa a la hora de negociar cualquier tipo de viraje.

La gama de motores está compuesta por tres propulsores de gasolina con 184, 245 y 306 CV y tres diésel con 190, 258 y 313 CV. Además, el cambio de marchas es automático de 8 relaciones, salvo en la versión diésel de menor potencia que monta uno manual de 6 velocidades.

Nosotros tuvimos la oportunidad de probar la versión diésel 3.0 con el pack M de 258 CV. y lo cierto es que las sensaciones fueron muy buenas. Esta variante cuenta con un diferencial trasero activo que envía la fuerza necesaria a cada rueda en función del grado de adherencia, lo cual resulta muy eficaz si se quiere realizar una conducción deportiva.

Otra de las cosas que nos sorprendió fue el empuje que mostró el coche a bajas revoluciones, lo que se tradujo en una respuesta suave y precisa.

Así es el nuevo X4, un todocamino deportivo que ya está disponible en los concesionarios de BMW desde 48.000 euros.