Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BMW renueva la K-1300, su moto más legendaria

Después de los lanzamientos de las versiones Sport y Power Roadster, BMW ha apostado por la renovación de su motocicleta más comercial. Muchos detalles que elevan a la 'Gran Turismo' a una nueva dimensión de modernidad y confort. El cuadro de mandos cuenta con una pantalla de información digital que incluye el velocímetro y el cuentarrevoluciones, mientras que el carenado ha sustituido el típico graneado por una pintura especial metalizada.
Además, y como ya es habitual en este modelo, sus niveles de seguridad son impecables, especialmente gracias a sus protectores laterales, que reducen al máximo los riesgos en caso de caída.
El desarrollo mecánico de la GT se ha confiado a un descomunal propulsor de 1.300 centímetros cúbicos que rinde la nada despreciable cifra de 165 caballos. Con este corazón mecánico, esta cuatro tiempos es capaz de alcanzar una punta de 220 km/h con un consumo de seis litros a los 100, lo que unido a su capacidad de depósito de 24 litros, le confiere una autonomía de casi 400 kilómetros.   
Tomen el manillar y entren en el mundo más exclusivo de la movilidad sobre dos ruedas, porque la K-1300 GT no es una moto deportiva como otra cualquiera.